Impersonator Impersonator

Álbumes

Majical Cloudz Majical CloudzImpersonator

8 / 10

Aunque Majical Cloudz son amigos de Grimes, poco tiene que ver su música con la de la pintoresca canadiense. Este dúo de Montreal se dio a conocer hace dos años con “II”, un álbum autoproducido con voces de Claire Boucher. El proyecto, primero una vía de escape como solista para el compositor y cantante Devon Welsh, que escribía su material a medio camino entre Ontario y la capital de Québec, se convirtió en dúo cuando se sumó Matthew Otto en calidad de productor. Fue entonces cuando lanzaron el alabado EP “Turns Turns Turns” para Merok Records, una colección de cuatro canciones que ya ponía sobre la mesa el discurso de la pareja: atmósferas embriagadoras a partir de sintes filtrados y capas de ruido blanco, acabados minimalistas y unas letras muy personales que trataban temas tan diversos como la muerte, la familia, los amigos, el deseo, la paciencia y los temores en general. Su talento quedó más que demostrado y por eso rápidamente Matador se fijó en ellos para editarles su álbum de debut propiamente dicho, “Impersonator”, una obra magnífica en la que vuelven a insistir en las citadas características, con un discurso muy afligido, introvertido y vulnerable.

Su coartada minimalista es su mejor atributo, pues con ello consiguen crear en “Impersonator” un cancionero directo y poderoso, que se crece con la imponente tesitura de barítono de Devon Welsh, rica en matices. A veces no hay más que un piano, un sintetizador o una caja de ritmos espartana para apoyar a la voz, pero no necesitan más para que su lenguaje sea claro. No extraña que rápidamente les llamasen las gentes de La Blogothèque para que protagonizasen uno de sus Take Away Shows. Todo en este disco es de una belleza sin igual, desde unas letras inspiradísimas ( “If this is the last thing that I do / I feel good that I sang it”, cantan en “This Is Magic”) a la vaporosa “Silver Rings”, una pieza fantasmal en la que susurros y unas cuerdas sobrias se funden con una letra escueta a base de dos versos “I don’t think about dying alone / Silver rings stay with me”, en una clara muestra de confianza por parte del interlocutor. Su poder melancólico es notable. Las escasas notas de piano de “Bugs Don’t Buzz” son como puñaladas directas al corazón en una canción en la que Welsh se compara a un insecto a punto de morir. Es éste, por su intensidad emocional, el momento más elevado del álbum. Aunque no todo aquí es de una delicadeza sin igual. También hay pasajes en los que, aun siendo sumamente elegantes, se permiten desmelenarse un poco con coqueteos con la música de baile como es el caso de “Mister”.

“Impersonator” nos descubre a un dúo capaz con su música pop, reducida a exiguos elementos, de ofrecer una experiencia sonora profunda, capaz de poner la piel de gallina a ratos y exponer sus penurias personales. Son canciones tan bellas las suyas, con una voz tan digna de apreciar, que no son pocos los momentos trascendentales. De algún modo se les podría considerar la respuesta synth-pop a How To Dress Well, pues ambos comparten ese gusto por la catarsis emocional. Un talento al que merece la pena prestar atención.

Escúchalo en Google Play

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar