I'm Having Fun Now I'm Having Fun Now

Álbumes

Jenny & Johnny Jenny & JohnnyI'm Having Fun Now

6.6 / 10

Jenny & Johnny I’m Having Fun Now

WARNER BROS

La magnéticamente encantadora –y ex Rilo Kiley Jenny Lewis se ha unido musicalmente, además de sentimentalmente, con su actual novio Jonathan “Johnny” Rice para crear Jenny & Johnny. Este “I’m Having Fun Now” es su primer trabajo juntos y, para quienes conozcan a medias la trayectoria de esta musa del pop con toques leves de country y sepan de lo que es capaz Rice (más bien poco), tanto el nombre del grupo como el título del álbum les darán las pistas necesarias para ponerle un pisapapeles encima con la palabra “previsible” cincelada encima. Por lo tanto, no hay que esperar temazos. Ni por el lado de los dramones que podría construir Lewis con su voz ni por el lado del (casi) rock que puede dibujar la mano de Rice (únicamente visible aquí en “Committed” y poco más). Eso sí: se desprende una felicidad, un divertimento que nace en lo privado y que se expone públicamente en estos once cortes que, francamente, cuanto menos se transparenta sincero. Y la sinceridad se paga con gusto.

Quizás a algunos no les haga tilín el sonido actualizado y el feeling adolescente que ostentan canciones como “Scissor Runner” y que está presente en casi toda la obra, pero es que era necesario distanciarse de sus referencias anteriores (tanto de los trabajos como Rilo Kiley como de las múltiples colaboraciones con otros artistas en sus discos en solitario), pasando de largo, claro, cosas como la banda sonora de “Bolt”. Y es que Jenny Lewis, que aún es muy joven, se ha dejado acompañar siempre por alguien (otro ejemplo: The Watson Twins) y echando la vista atrás parece que tenga miedo escénico, como mínimo en el estudio de grabación. Con Rice, Lewis no logra maniatar un poco más ni su capacidad lírica, ni su interpretación ni los estilos con los que juega. Más bien es al contrario: la simbiosis beneficia a Rice. Y un Rice mejor, que únicamente toma protagonismo vocal en “Animal” (tema propio de gente como Jakob Dylan), tampoco termina de convencer.

Las migas están esparcidas por el tapete, y hay que encontrarlas en la nana (muy lewisiana) “While Men Are Dreaming”, en el uso de los ecos de “Slavedriver” y en el tono general, como decíamos casi adolescente, casi generacional, que bien podrían haber utilizado los chicos de Cómo Conocí A Vuestra Madre” en caso de haber organizado una fiesta nocturna (oigan si no “My Pet Snake”, todo un beso en la mejilla, aunque convencional, al estilo de grupos como Best Coast o Avi Buffalo). Hablamos de un sonido recurrente, metálico, agradable y californiano (casi mainstream) presente en casi todos los temas (y muy visible en “Big Wave”), que da el juego que da y no más. Como mucho un intento de dream-alt-country, o Rilo Kiley haciendo de un Ryan Adams enternecido y sin The Cardinals (en la bonita y efectiva “Switchblade”). Ahora la cuestión es dilucidar cuándo va a decidirse Lewis en buscar un sonido todavía más estanco y no temer afrontar las posibles grietas y goteras en soledad, porque de los problemas nacen las mejores inspiraciones y de las tristezas verdaderas brotan auténticas musas, mucho más creíbles que todos los nombres de artistas que han colaborado con Lewis en el pasado y que la han dividido en dos en lugar de sumar y ayudarla a crecer.

Jordi Guinart

Jenny and Johnny - Scissor Runner

Jenny and Johnny - Straight Edge of the Blade

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar