If You Leave If You Leave

Álbumes

Daughter DaughterIf You Leave

7.6 / 10

Desde que lanzaran su primer EP en 2011, la sombra de The xx ha planeado de manera constante sobre las cabezas de Daughter. Es una gran responsabilidad, sin duda, sobre todo para una banda tan joven, tan inexperta en el fondo, como la que forman Elena Tonra –vocalista expresiva que apunta trazas de carisma– y los instrumentistas Igor Haefeli y Remi Aguilella: no hace ni dos años que se conocieron, formaron el grupo, desarrollaron los primeros ensayos y empezaron a proyectar los planos de las primeras canciones. Todo ha ido rápido y ha desembocado aún con más velocidad en un disco de debut nada menos que para 4AD, sello que ha visto en ellos el proyecto de algo especial y en plena sintonía con la filosofía de la casa. Aunque últimamente parece más una colección de estrellas indies apoyadas en guitarras robustas y psicodélicas, 4AD empezó –todos lo recordamos– envuelta en neblinas y encantamientos pop, intentando encontrar las unidades de medida para pesar nubes, y la sintonía entre las dos partes se siente como real y vibrante. Sería difícil emparentar a Daughter con la larga tradición del shoegaze, porque ni Elena arrastra las vocales hasta convertirlas en un remolino de viento ni aquí suenan las guitarras como si se fueran a desintegrar, pero tienen esa tendencia hacia la lentitud perezosa y el conjuro de emociones profundas que, en el fondo, nos suena tan 4AD (y también al falso folk, porque parece folk a veces pero no lo es). Y volviendo al parecido con The xx, habría que precisar que todos los indicios son, en realidad, circunstanciales: sí, son un trío con una chica y dos chicos (aunque en Daughter no hay una segunda voz que haga compañía a Elena), y su pop busca la esencia, se desnuda y se hacer carnal sólo con lo mínimo. El matiz diferencial estaría en que The xx son como una radiografía –su música deja ver al través de las canciones, descubre lo que hay dentro– y Daughter son como una cara envuelta en un velo, que transparenta las formas pero las cubre más que las comparte.

Hacen bien en cubrir la realidad de sus temas, porque a la que se intenta penetrar en sus misterios la realidad que enseñan puede ser doblemente triste, ampliamente perturbadora: “Smother” trata sobre el suicidio, sobre el deseo de abandonar y la soledad que queda, los huecos vacíos que dejan las ausencias. Un instinto primario que descubre debilidades, pero que también da pie a intentar combatirlos en canciones de proximidad, más táctiles, como “Touch” o “Human”, que tratan sobre exactamente lo contrario: captar el detalle especial, encontrar la belleza en cada molécula y en cada segundo del día, en rebelarse contra las hostilidades y las complicaciones. De ahí que el tono de “If You Leave” –un título, como dirían en francés, à clef, que incluye en sí mismo la clave de su significado– sea ambivalente, entre la derrota y las ganas de reflotar, entre la tentación de desistir y la fuerza por aguantar, y eso se traduce también en las capas de guitarras que tejen Igor y Remi. Si The xx están en las cercanías de Everything But The Girl, Daughter lo estarían detrás de uno de esos grupos medio olvidados, injustamente menospreciados, como los primeros Piano Magic. Digo los primeros porque “If You Leave”, que está en esa zona confusa entre el dream-pop y el post-rock, parece una secuela en femenino de “Artists’ Rifles” (Rocket Girl, 2000), el último disco de Glen Johnson antes de fichar (precisamente) por 4AD: esas tormentas emocionales que provocan desiertos.

A lo largo de diez canciones, Daughter crean un estado de ánimo que bascula entre la desolación y la esperanza, quizá no con el suficiente impacto para dejar el ánimo por los suelos (o por los cielos), pero sí para ponerles sobre el tablero de juego del indie-pop de hoy. Quienes apuestan por ellos como autores del disco del año quizá apunten demasiado alto, pero no es exagerado decir que “If You Leave” –o el antídoto interior contra la euforia populista de Mumford & Sons– es uno de los debuts más destacados de lo que llevamos de 2013.

Escúchalo en GooglePlay

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar