IOTDXI IOTDXI

Álbumes

Varios VariosIOTDXI

8.1 / 10

R&S RECORDS

El cavallino rampante vuelve a relinchar como si fuera un corcel negro de Mordor. Los tipos que en los años 90 nos dedicamos a devorar electrónica y a dejarnos la paga en píldoras sabemos el peso que tuvo el sello belga R&S Records en la conjugación de pulsiones bailables y calidad. Fue, sin duda, una de las lanzaderas más respetadas de la golden era del techno; su exquisita política de selección le permitió granjearse un catálogo que, repasado a día de hoy, sigue quitando el hipo: Aphex Twin, Dave Angel, Biosphere, CJ Bolland, Joey Beltram, Ken Ishii, Model 500 o Sun Electric fueron algunos de los invitados a aquella inolvidable fiesta, una fiesta que, como todos los mejores despiporres, terminó de forma inopinada y entre los lamentos de los fieles. Muchos dicen que el sello perdió el olfato a finales de los 90, cuando intentó diversificar su menú, abriéndose a otros géneros como el drum’n’bass. Podría ser. Lo cierto es que antes de su caída y amago de desaparición, la catedral fundada por los visionarios Renaat Vandepapeliere & Sabine Maes marcó una época. Una gran época.

Seguramente por eso, los más sibaritas volvieron a sacar la cubertería de plata cuando R&S se reactivó hace cosa de dos años y volvió a las andadas con una política de fichajes anonadante: James Blake, Lone, Space Dimension Controller, Pariah… Nombres de clase business que han vuelto a poner a la escudería en primera línea de salida: la firma belga ha vuelto apelando al underground británico y, como habrán percibido los nostálgicos, lo ha hecho por la puerta grande. No sólo dando cancha a los artistas mencionados o reeditando material clásico de Aphex Twin o Juan Atkins, sino resucitando la marca “In Order To Dance”, una de las series de recopilatorios más respetadas y aplaudidas de los 90.

El ítem, que llega a la entrega 11 –de ahí el título, “IOTDXI”– tiene jugo suficiente para hidratar a toda una nación de sedientos bass heads. Si no os va lo de comprar maxis aquí tenéis la mierda más reciente de R&S con sus flamantes nuevos jugadores, perfectamente empaquetada y recopilada en un doble CD que destila ambrosía hasta en sus recovecos menos apetecibles. En el primer compacto, material editado ya en formato 12” a lo largo de los últimos años; en el segundo, el regalazo: 10 cortes exclusivos que sólo podréis saborear si compráis el sacro artefacto. Como ha demostrado el sello desde su resurrección, el underground británico, la escena bass y los sabores del nuevo dubstep copan la despensa, sin olvidar, claro está, el gusto por las variaciones technoides y el magnetismo del nuevo Detroit.

En la primera parte, James Blake cubre con su sombreado futurista la pista de baile; Cloud Boat hace magia en las profundidades de la polirritmia y, lo mejor, un Bullion tocado por la mano de Dios rehace el “OFI” de Model 500 para convertirlo en una marcha militar alienígena en las profundidades del cosmos. Y lo mejor es que el segundo CD todavía da menos tregua. El material exclusivo es tan bueno como el ya editado y depara pasajes de gloria en estado puro. Lone reinventa los sonidos rave con su particular sensibilidad y elegancia en “Cobra”; Pariah observa el dubstep desde una dimensión enrollada y fabrica, en “Left Unsaid”, un sonido microscópico que haría temblar a Max Planck; The Chain nos obsequia con “Suffer For Your Art”, siete minutos de tech-house burbujeante y nervioso que sabe a Detroit destilado; Space Dimension Controller te pone los pelos de punta con “The Birth Of A Feeling”, un trip apasionante de funk, IDM y pop sintético en formato videojuego. Son destellos de un recopilatorio antológico que confirma el retorno de R&S, que va más allá de la mera compilación y desafía las leyes de la física: podrás escucharlo en el vacío del espacio.

Óscar Broc

Pariah - Left Unsaid (from IOTDXI) by R & S Records

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar