INHALE C - 4 $$$$$ INHALE C - 4 $$$$$

Álbumes

Bebetune$ Bebetune$INHALE C - 4 $$$$$

7.4 / 10

b3BETUNES

Hay una cita de la humorista judía Sarah Silverman que durante un tiempo se pudo aplicar de maravilla a James Ferraro, tótem del hypnagogic pop: “If life gives you AIDS, then you make lemon-AIDS”. Traduciendo: bajo condiciones de grabación infectas y desfavorables, saca todo el jugo que puedas a tu equipo para crear esa música que no podrías con un sonido cristalino y un estudio decente. Tan insoportable como evocadora, tan hermética como estudiosa de las contradicciones del mundo actual, tan nostálgica como perteneciente a su tiempo, la música del neoyorquino sufrió durante 2011 un cambio en sonido, aunque no en contenido: la limonada sigue siendo igual de ácida pero los limones no están podridos. “On Air” (Muscleworks, 2010), con su perverso zapping radiofónico, o “Nightdolls With Hairspray” (Olde English Spelling Bee, 2010), con su pop multirreferencial, fueron dos discos relevantes pero que difícilmente engancharán al oyente: suenan a pinches demonios. Y no puede ser de otra manera, puesto que la gracia está justamente en eso, en sacar de contexto referentes de la cultura de consumo masivo y pasarlas por el filtro lo-fi para emular su efecto en el consumidor. El cambio que supuso “Far Side Virtual” (Hippos in Tanks, 2011) a un sonido más pulido alivió muchos cerúmenes castigados, y esta buena noticia se confirma con el primer trabajo de hip hop de este músico de prominente peinado afro.

Lo más curioso del asunto es que, si alguien asegurara que “INHALE C - 4 $$$$$” es la mixtape de un productor vinculado a Clams Casino, a Keyboard Kid o a la peña de Green Ova, y que un buen día se pasó de vueltas, nos podría embaucar sin problemas. Lo que se escucha en esta mixtape está en la onda cloud-rap –o cloud-hop, en instrumental–, eso sí, freakeada al estilo Ferraro. Para empezar, los títulos de los temas, en mayúsculas y con espacios entre medio, como si cada uno de ellos fuera una ganga expuesta en el escaparate de una frutería china. Y qué decir de esas voces gremlinescas y sonidos ambientales que rozan el feísmo –escúchese su LP “On Air” para más ejemplos– en vivo contraste con samples de voces cálidas, algunas de ellas tratadas con autotune, registros típicamente hip hop o R&B. Pero no se asusten: no se trata de ninguna fiesta para nerds, esto hay que escucharlo a alto volumen, como la música de DJ Screw, el orondo productor de Houston al que rinde homenaje póstumo con beats pesados y sub bajos ásperos como la gravilla – “L I $ $ T E N I N G W I T H M Y E Y E Z Z Z”, con los gorgoritos de Yung Cea$er (sic)–, o como los mismísimos Salem, en cuyo terreno se adentra con “#GRINDLIFE”, repleta de sirenas, teclados rave y guitarras distorsionadas. Y por si fuera poco, “Pepsi Baby” incluso contiene breaks de drum’n’bass. Ya que en la mayoría de mixtapes hay temas ajenos, “STREET DREAM$$” hace lo propio con una reinterpretación de “ Glass Jar” de Gang Gang Dance, comenzando con aquella frase tan definitoria del disco y de la música en la actualidad: “I can hear everything… It’s everything time”.

En definitiva, “INHALE C - 4 $$$$$” se percibe más como un divertimiento, un homenaje –por la vía deconstructiva, eso sí– que un artefacto conceptual, como lo es cada uno de sus LPs (dejemos CD-Rs aparte). Sin embargo, en el disco no deja de planear una weird global vibe, como diría Ferraro, el mismo exotismo de pega que se apropia a marchas forzadas del paisaje de nuestras ciudades. El disco está lleno de sitares, de tonalidades pseudo-orientales –aires Sakamoto en “MACCAU CELEBRITIES”– incluso “Sahara Jr.”, con sus sintetizadores exóticos, evoca a los primeros discos de The Residents. En todo caso, algo maléfico y vampírico sobrevuela este trabajo, tan siniestro como el ejército de muñecos diabólicos que plaga las ilustraciones del disco.

Dani Relats

Bebetunes - Maccau Celebrities

Descarga la mixtape aquí

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar