Hymns Hymns

Álbumes

Cardinal CardinalHymns

6.6 / 10

Duele tener que poner una nota tan mediocre y diabólica a un grupo como Cardinal, pero “Hymns” no es el brillante trabajo que algunos esperábamos. La continuación de la joya chamber pop que en 1994 firmaran Eric Matthews y Richard Davies –líder de una banda enorme igual de olvidada como fueron The Moles–, ha tardado casi 20 años en llegar y no tiene nada que ver con otros enormes retrasos discográficos saldados con creces como el de, por ejemplo, esos Magazine renacidos con el fabuloso “No Thyself”. En realidad, la elegancia absoluta de “Cardinal” nunca necesitó de un sucesor. De hecho, nació sin visos de continuidad y por eso mismo cuesta entender qué es lo que les ha llevado a componer juntos de nuevo. Probables explicaciones: necesitaban hacer las paces –ya habían cancelado una tentativa de reunión en 2009 por diferencias creativas–, estaban necesitados de dinero, les picaba el morbo de reactivar el culto, se morían de aburrimiento o, simplemente, querían dar salida a un potencial estancado del que sus románticos admiradores nunca llegamos a ver ni un pellizco.

Lo malo es eso, verse obligado a comparar a éste con aquél. Y es que la edición de “Hymns” asesina parte de esa leyenda Cardinal tan exclusiva, empaña el recuerdo de su hermoso debut y, de alguna manera, consigue que mermen las hazañas conquistadas tanto por un álbum como por el otro. Sobre todo porque este segundo trabajo emula al primero descaradamente: no sólo en la comedida duración y en el exacto mismo número de temas, sino también en una secuenciación sospechosamente idéntica y en la persecución de ese aura de clasicismo 60s que ahora suena mucho más rancio que antaño. Porque el contexto, claro está, tampoco ayuda. Donde “Cardinal” significó casi un manifiesto de lo que fuera el pop de cámara durante los 90s, “Hymns” tiene que luchar por ser, simplemente, otro disco más de pop orquestado en un panorama plagado de ellos, un panorama que ni siquiera se interesa por reconocer a sus socios fundadores. Si echamos la vista atrás, no cuesta imaginar a alumnos como Stuart Staples, Alasdair MacLean o Neil Hannon tomando notas de la suntuosa lírica y arreglos de los primeros Cardinal. Sin embargo, cuesta creer que en 2012 alguien vaya a aprender lecciones de esto.

Por ello, “Hymns” se merece solamente un aprobado alto. Y ojo, que tampoco es un mal disco, lo que ocurre es que le puede el peso del mito. La preciosa apertura con “Northern Soul” garantiza unos primeros minutos de esperanza, sobre todo por la sonrisa que provoca el volver a oír a Matthews y a Davies empastando sus bonitas voces, pero a partir de ahí el repertorio suena falto de algo, quizá de una complicidad que se descubre ausente al saber que el álbum ha sido preparado con ambos distanciados físicamente. Por cada letra bien hallada ( “Radio Birdman”) vienen dos flojas (en especial las de “Love Like Rain” y esa enfermizamente dramática “General Hospital” que parece cargar con la cruz de la portada). Por cada tramo de relucientes clavicordios y vientos ( “Her”, de las que más recuerdan al pasado), existe otro más banal: ¿no suena simple “Love Like Rain” para un dúo que siempre presumió de peripuesto? La sensación final dictamina que la sabrosura prometida por cortes como “Carbolic Smoke Ball” y “Rosemary Livingstone” debería sonar más suculenta. En resumen: viniendo de quien viene sería un crimen no escuchar “Hymns”, aunque entristece constatar que sus autores se alejan del exquisito influjo Bacharach para cabalgar por otro tipo de llanuras no tan solitarias.

Cardinal - Love Like Rain by FIRE RECORDS

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar