Hymns for a Dark Horse Hymns for a Dark Horse

Álbumes

Bowerbirds BowerbirdsHymns for a Dark Horse

8 / 10

DEAD OCEANS

Cuando un disco comienza con una demostración de amor tan tierna, inmensa y llena de vida como “Hooves” el vértigo es inevitable. Phil Moore, Beth Tacular y Mark Paulson (que se unió a los dos primeros poco antes de entrar a grabar, sumando violín, piano y percusiones a canciones arregladas con guitarras acústicas y un acordeón) lo llevan dentro y saben que esa mezcla de pánico, pasión y ansiedad es la llama que debería prenderlo todo. A lo largo de “Hymns for a Dark Horse” persiguen el encanto y la fuerza de esa primera canción, intentando volver a sorprenderse, volcando la llaneza de sus letras y lo primitivo en nosotros en un puñado de canciones repletas de una belleza exuberante y virgen, casi desafiante. Canciones que hablan de lo humano como algo reducido a su escala original, reconciliado con la naturaleza y arrodillado ante la grandeza que encierra cualquier otra forma de vida. Más allá de los tópicos fáciles sobre cabañas de madera, lagos y hogueras al anochecer, Bowerbirds recorren un imaginario que se empapa del sabor de esa América rural y bastarda, redecorándolo con trazos de una mitología propia. El ritmo, hecho con palos, tablas y tambores, avanza tambaleante entre guitarras desnudas y el aire de un fuelle. Es la imaginación con la que este trío de Carolina del Norte ha sabido colocar esos cambios (que son disparos o trampas) en cada canción la que hace que esos señuelos sean pistas para el oyente en las que recaer con cada escucha, haciendo del álbum un terreno reconocible, familiar y confortable donde quedarse a vivir. Porque hay algo tan común y cotidiano en “ Hymns for a Dark Horse” como el miedo o el cariño. La incertidumbre. Algo lo suficientemente universal como para que los chicos de Dead Oceans hayan decidido reeditarlo –el disco apareció hace ya un año de la mano de Burly Time Records- junto a dos canciones extra ( La Denigración y Matchstick Maker, ambas anteriores al resto del álbum) con la esperanza de acortar el trecho que separa a estas canciones del reconocimiento que realmente merecen.

Juan Monge

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar