Hold Time Hold Time

Álbumes

M. Ward M. WardHold Time

7.3 / 10

M. Ward Hold Time

4AD / POPSTOCK!

Ojalá y todos los artistas fueran como M. Ward, que aprendieran a tocar antes de grabar el primer disco, y que luego consiguiesen no imitarse a si mismos, sino evolucionar e ir cada día a más. Perogrullo dirá entonces que este es el mejor disco de M. Ward simplemente porque es el más reciente. Es correcto. Hasta Transistor Radio estaba explorando las posibilidades con su guitarra, y desde Post-War, mucho más tranquilo con lo que es capaz de ofrecer, ya puede experimentar con los ambientes de las canciones, y la herramienta es el estudio y el grupo de apoyo. Ahora las canciones ya tienen una personalidad propia de conjunto. No es sólo, por ejemplo, que la canción sea melancólica y que para recalcarlo sea mejor no salirse de los patrones clásicos del folk. Ya no hace falta mostrar la maestría con la guitarra. Ahora cada canción es un cuadro que se puede pintar sobre un material diferente, no va a haber un nexo común que lo iguale todo como en el magnífico Transfiguration of Vincent, que ahora se ve que era lo mismo que Michael J Fox en “Regreso al futuro”, un chico del año 2000 tocando en un pueblo en los años 40. Matt ha ensanchado el folk porque se nota que aprende de todo lo que le rodea y que el mundo es el patio de juego de un maestro humilde dispuesto siempre a escuchar, y a no traicionarse, venga de donde venga ese aprendizaje. Entre 2005 y 2006 dio la sensación de pretender adaptar su lenguaje al rock americano actual, pero sólo estaba reculando para dar este salto en el que el protagonista es el conjunto de todos los factores de la canción. Ya no está perdido en la carretera, ahora la carretera es él. No hay más que escuchar la canción titular, con ese manto de cuerdas que parecen electrónica que parecen cuerdas, sobre las que Matt desgrana una composición que podría haber estado en cualquiera de sus discos, que respira ese folk ancestral con el que lleva años sorprendiendo, y que sin embargo, ahora extiende sus tentáculos hacia ese terreno en el que los sentimientos están al servicio de los planteamientos musicales y no al contrario. Por eso es ridículo leer en la red que se trata de un disco menos pop. Er… ¿M. Ward… pop? Nunca ha sido pop, pero precisamente ahora, que aparte de Lucinda Williams, y Jason Lytle ( Grandaddy ), está invitada Zooey Deschanel, la partenaire de Matt en She & Him, y precisamente se saborea el aprendizaje de esa emulación post- Spector tanto en las canciones más brillantes como en las más oscuras, así que, si M. Ward ha sido pop alguna vez, lo es ahora, pero porque ahora es todo lo que le echen. Ya no hay quien le tosa.

Jorge Obón

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar