Hidrogenesse - Roma Hidrogenesse - Roma

Álbumes

Hidrogenesse – Roma

8.0 / 10

Después de rendirle homenaje hace tres años al matemático Alan Turing en Un dígito binario dudoso (Austrohungaro, 2012), Carlos Ballesteros y Genís Segarra fijan ahora su mirada en lo viejo y en aquello que parece eterno. En 2009, tras la publicación de Bestiola, el dúo empezó a trabajar sin presiones en estas nuevas canciones, que acabaron cogiendo forma en la capital italiana el pasado año, tejiendo un largo y particular collage sonoro a base de "antigüedades" (así lo afirman ellos, y es que piezas como Moix datan de 2011, el año en el que participaron en la instalación 'Genius Loci' de la barcelonesa Fundació Joan Miró) que cobra todo su sentido en las cabezas de estas dos raras avis del pop en español.

Roma, como viene siendo costumbre en ellos, no es un disco que precisamente entre a la primera escucha. Ellos lo definen como “ una sucesión de escenas, contrastes y sorpresas, como una montaña rusa de ritmos, arreglos y melodías”. Las estructuras de algunas de las canciones, como la de Siglo XIX por ejemplo, se abrazan al caos controlado en esos giros inesperados sobre los que se vertebra. No obstante, en conjunto, el álbum resulta de lo más sólido gracias al buen hacer de sus letras, sobradas de ironía y a un buen puñado de temas que, bien promocionados, podrían despuntar fácilmente como nuevos hits del dúo.

Este es el caso de Dos tontos muy tontos, en la que Genís demuestra su destreza con el sintetizador modular mientras Carlos le canta a esas parejas indivisibles, como ellos mismos. También de A los viejos, una canción armada de sonidos de 8 bits y que temáticamente recuerda a Los viejos de Joe Crepúsculo, o ese tributo cabaretero a la inmortal Elizabeth Taylor que fue compuesto por la pareja cuando la diva aún estaba viva. Esa frase que dice "he sobrevivido al crítico que escribió mi obituario" es digna de enmarcar.

Como contrapunto, puede que esa rareza bautizada como ¿De qué se trata?, su particular balada romanticona Escolta la tempesta o El Hombre de Barro resulten algo más sesudas y requieran de una mayor concentración por parte del oyente. Pero, como ya hemos advertido, con la escucha reiterada el último trabajo de los catalanes te consigue conquistar por completo, gracias a esa inigualable personalidad que destila y que les hace únicos en su especie. ¿Acaso existe en nuestro país alguien como ellos?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar