Heirlooms Heirlooms

Álbumes

Dave Aju Dave AjuHeirlooms

7.5 / 10

En la portada de “Heirlooms”, el nuevo álbum de Marc Barrite (nombre real de Dave Aju), observamos a un niño de muy temprana edad ‘cantando’ a un micro sujetado por el que se deduce que es su padre. Una escena aparentemente trivial que, sin embargo, resume a la perfección el contenido del disco. El niño es, efectivamente, el propio Barrite, y quién sujeta el micro su padre Joe, también músico, en su caso trompetista de jazz. Durante años, ambos habían fantaseado recurrentemente con una colaboración que nunca pudo producirse debido al fallecimiento del segundo. Cuando eso sucedió, Aju decidió sumergirse en los recuerdos, ya fueran discos o viejos instrumentos, que trazaban la memoria musical de su padre para, de algún modo, intentar redimir esa oportunidad de colaboración que se escapó para siempre.

El resultado de esta mirada hacia atrás nos trae un disco que, paradójicamente, representa un significativo paso adelante musical en la carrera del productor de San Francisco. Dejando de lado los ejercicios de microhouse renegrido que dominaban “Open Wide” ( Circus Company, 2008) y la contención y minimalismo que suelen caracterizar sus maxis y remixes, en esta ocasión Aju abraza un sonido más expansivo y (relativamente) luminoso, alimentado por cálidas texturas orgánicas procedentes de los viejos vinilos de su padre. Una interacción imaginaria entre el músico de jazz y el productor de house que, sin embargo, sabe esquivar con inteligencia los peligros que (la historia lo ha demostrado) conlleva la confluencia de estos dos géneros. Esto se debe, básicamente, a que Aju ha sabido utilizar los samples como principio más que como objetivo; más como una herramienta para recubrir su música de un determinado espíritu que no como recursos para adornarla.

Teniendo en cuenta el background al que hemos estado haciendo referencia, no sorprende que lo primero que suene en “Rise”, corte de inicio del disco, sean unas trompetas lejanas, borrosas como recuerdos recónditos. En este track inaugural y en los dos que le siguen, ya queda claro que el álbum estará dominado por un alto componente atmosférico (profundo, hipnótico y con cierto deje galáctico) a la vez que por el profuso uso de sus propias voces, que aparecen bajo todo tipo de manipulaciones, ya sea con extra de gravedad en “All Together” y la extensísima “To Be Free” o bajo la influencia del helio en “Away Away.” Tanto en este último corte como la más pausada “Until Them” son dos grandes ejemplos del buen uso que Aju sabe dar a los samples de vientos y cuerdas, revelándose como una suerte de Moodymann más vaporoso. En el binomio que forman “Ms. Reposado” y “Caller #7” la mirada se desvía hacia el espectro disco-funk, dando forma a dos actualizaciones del sonido boogie en las que colaboran sus compañeros de sello Guillaume & The Coutu Dumonts y Jaw (de dOP), respectivamente. Del mismo modo, en “Brown & Blue” se trazan puentes entre la bossa nova canicular y las construcciones de beats contemporáneos. En “Revealing”, el corte que cierra el disco, Barrite vuelve a sumergirse en los dominios del jazz cósmico, en este caso bañado en neo-soul y guiado por órganos, para regalarnos 10 minutos de ingravidez sepulcral que suponen una de las cumbres del trabajo y el mejor colofón a este recorrido por los fundamentos musicales que le han convertido en el productor hecho y derecho que es hoy en día. Su padre estaría orgulloso.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar