Hardcore will never die, but you will Hardcore will never die, but you will

Álbumes

Mogwai MogwaiHardcore will never die, but you will

6.6 / 10

Mogwai  Hardcore will never die, but you will

ROCK ACTION RECORDS / SUB POP

Hay un instante en el videoclip de “1979”, de Smashing Pumpkins, en el que una chica montada en un coche saca la mano por la ventana y la ondea dos o tres veces, con los dedos cargados de anillos. En la parte de atrás, otra sujeta una carpeta y mira dulcemente para arriba y un chico cierra los ojos paladeando el sol. Vienen de hacer el cafre en la ladera de una montaña, de tirarse por una cuesta metidos en el hueco de una rueda gigante y se preparan para ir a una fiesta que acabará con besos a oscuras en una piscina y, más tarde, robando en un supermercado. Las canciones de “Hardcore Will Never Die, But You Will” serían perfectas para sonar dentro de ese coche, en cualquiera de los momentos de ese día perfecto. “Hardcore...” es un disco feliz lleno de temas felices que tienen muy poco de post-rock y mucho de indie, y otro tanto de krautrock. Canciones muy soleadas y efímeras, con un punto de alegría adolescente para escuchar muy alto, intentar adivinar lo que dicen las voces vocoderizadas y acariciar el aire caliente con las manos durante horas y horas de no hacer nada.

Después de siete discos, queda claro que una de las mejores cosas de Mogwai es su humor. Son, sin duda, el grupo más simpático y relajado de ese paquidérmico sonido que es el post-rock. No tienen la gravedad tirante que envuelve a Goodspeed You! Black Emperor, tampoco la espiritualidad mística que desprenden Sigur Rós o el estatismo inmovilista que atenaza a casi todos los grupos post-rockeros. Mogwai son cinco tíos de Glasgow a los que se les nota que gozan reventando tímpanos, que se pirran por el fútbol –además de componer la banda sonora del documental de Zidane, cada vez que terminan un concierto ponen el himno de la Champions League– y que no tienen ningún problema en desmitificar su música cada vez que les preguntan por un significado ulterior y decir que sus canciones no son nada más que “partes musicales instrumentales” y que fueron concebidas sin tratar estrictamente de algo en concreto. Son pequeños genios titulando discos y canciones –este “Hardcore Will Never Die, But You Will” merece ovaciones cada vez que alguien lo pronuncie– y, analizando con perspectiva sus discos desde “Young Team” (1997), se repiten bastante poco. Los tres primeros, “Young Team”, “Come On Die Young” y “Rock Action” forman un bloque muy compacto de sonido abrasador, taladrante e hipnótico del que se desmarcan los siguientes: “Happy Songs For Happy People”, “Mr. Beast”, “The Hawk Is Howling” y el que nos ocupa.

“Hardcore Will Never Die, But You Will” está en la línea de “Happy Songs For Happy People”, quizá llevado un poco más al extremo. Tiene el peor comienzo de un disco de Mogwai – “White Noise”– y el mejor cierre desde “Mogwai Fear Satan” “You’re Lionel Richie”–. “Rano Pano”, la primera canción que se conoció, es la joya del disco. Y el resto son temas que parece que van a ser el acabose – “Mexican Grand Prix”, “San Pedro”, “How To Be A werewolf”–, pero de los que uno se aburre a los dos minutos. “Hardcore...” es el disco más convencional de Mogwai: los temas son accesibles como nunca han sido; ni duran el minutaje faraónico de antaño ni fluyen en esas oleadas de tranquilidad-angustia-paz-muerte súbita tan mogwaiescas. Cuesta imaginar un directo emocionante basado en este disco, más allá de la originalidad pegadiza de “Rano Pano” o del alto voltaje de “You’re Lionel Richie” o a nadie tapándose los oídos mientras cierra los ojos pidiendo clemencia mientras cree que va a morir de gusto. En fin: “Hardcore Will Never Die, But You Will” es un disco lleno de canciones felices que no harán feliz a demasiada gente. Paradojas de la felicidad.

Marta Hurtado de Mendoza

{youtube width="100%" height=273"}BJZQ9xBrkWo{/youtube}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar