Happy Hour Happy Hour

Álbumes

Richard A. Ingram Richard A. IngramHappy Hour

7.9 / 10

Richard A. Ingram  Happy Hour WHITE BOX RECORDINGS

Todavía recuerdo “Consolamentum” como uno de los mejores debuts de 2010, ya no sólo dentro de su espectro estilístico, el dark ambient o, si se quiere apelar a conceptos más abstractos, a la estela del “mal rollo”, sino de toda la cosecha musical de la temporada pasada. En una escena en que cada vez parece más complicado separar el grano de la paja el suyo era un álbum de asombrosa claridad de ideas y, en especial, de sublime traducción sonora de toda una serie de conceptos y mecanismos bien establecidos. Todo esto, además, puesto en práctica por un ex guitarrista de Oceansize, grupo de rock pesado y compacto, que se desvinculaba así de su pasado, como tantos otros orfebres del drone con currículos repletos de flirteos metaleros, para devenir una de las figuras emergentes más interesantes del lado más tenebroso y temible del circo musical. Les hablo del británico Richard A. Ingram.

Ya de vuelta, apenas un año después, el compositor establecido en Manchester ha afilado un poco más los cuchillos para mejorar lo presente. “Happy Hour” prosigue con el trabajo empezado en “Consolamentum”, pero ahora con un dominio más claro y preciso del sonido y con una visión más profunda que le permite ir más allá de los conceptos que exponía en su predecesor. Eso se traduce en un perfil musical más elaborado, sutil y fascinante, expuesto en cuatro largas piezas, más de diez minutos por cabeza, en las que Ingram revindica su faceta de compositor de soundtracks noir. Sin la versatilidad ni la rotundidad del último Kreng, pero con análogos objetivos, el británico modula todo tipo de texturas, microsonidos y recursos expresivos para ponerle rostro al miedo y la inquietud.

Los cuatro paisajes de soledad, devastación y angustia que conforman “Happy Hour”, título chistoso donde los haya, impresionan por la pulcritud y sentido de su rastro sonoro, más experimental, ambicioso y consistente, y por el efecto hipnótico y acongojante que transmite su recorrido. Un disco que se suma a la lista de obras negras y oscuras más destacadas de este año y que reafirma la creencia de que existe ahí fuera una escena de terroristas del sonido que, a la hora de crear e impactar al público, encuentran más razones de peso y más sentido en el silencio, la tensión subliminal y el miedo subterráneo que en el ruido desbocado y el grito vulgar. Ya tarda David Lynch en descolgar el teléfono y llamar a Richard A. Ingram para encargarle la banda sonora de su próxima película.

Julio Pardo

“Truncheon Tree”

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sascha Braunig

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
aleix salo

Actualidad

Esto es lo que piensan los yanquis de la vieja Europa

Pequeños seres regordetes que nos cuentan la desaparición de la clase media en Europa y las tensiones entre estados occidentales.

leer más
James Kirkup

Actualidad

9 discos sugerentes que no debes pasar por alto

Para que sigas la actualidad sin fisuras. Y, aún más importante, con placer.

leer más
Joan Didion

Actualidad

"Escribo para sobrevivir": una historia sobre la conmovedora vida de Joan Didion

Griffin Dunne y Susanne Rostock han iniciado un Kickstarter que en sólo unas horas ya ha sobrepasado su propósito. ¿Su proyecto? Rodar el primer ...

leer más
homer

Actualidad

5 políticos piripis que dejan #lodePabloIglesias a la altura del barro

¡Salud!

leer más
slaughterhouse

Actualidad

“Cuando la víctima eres tú”: el documental sobre mataderos donde muere el verdugo

¿Recibirá La Parka el próximo Oscar?

leer más
Meneo Okuda

Actualidad

El arte urbano se hace carne rebelde en 'El Jardín'

Cuerpos desnudos y caras sin rostro en una nueva explosión de surrealismo pop con subtexto político.

leer más
blanco negro

Actualidad

Cuando diferencia es sinónimo de brutal belleza

Como una de las clásicas campañas  de Benetton, pero con una pizca de surrealismo y otra de erotismo.

leer más

cerrar
cerrar