Happy Hour Happy Hour

Álbumes

Richard A. Ingram Richard A. IngramHappy Hour

7.9 / 10

Richard A. Ingram  Happy Hour WHITE BOX RECORDINGS

Todavía recuerdo “Consolamentum” como uno de los mejores debuts de 2010, ya no sólo dentro de su espectro estilístico, el dark ambient o, si se quiere apelar a conceptos más abstractos, a la estela del “mal rollo”, sino de toda la cosecha musical de la temporada pasada. En una escena en que cada vez parece más complicado separar el grano de la paja el suyo era un álbum de asombrosa claridad de ideas y, en especial, de sublime traducción sonora de toda una serie de conceptos y mecanismos bien establecidos. Todo esto, además, puesto en práctica por un ex guitarrista de Oceansize, grupo de rock pesado y compacto, que se desvinculaba así de su pasado, como tantos otros orfebres del drone con currículos repletos de flirteos metaleros, para devenir una de las figuras emergentes más interesantes del lado más tenebroso y temible del circo musical. Les hablo del británico Richard A. Ingram.

Ya de vuelta, apenas un año después, el compositor establecido en Manchester ha afilado un poco más los cuchillos para mejorar lo presente. “Happy Hour” prosigue con el trabajo empezado en “Consolamentum”, pero ahora con un dominio más claro y preciso del sonido y con una visión más profunda que le permite ir más allá de los conceptos que exponía en su predecesor. Eso se traduce en un perfil musical más elaborado, sutil y fascinante, expuesto en cuatro largas piezas, más de diez minutos por cabeza, en las que Ingram revindica su faceta de compositor de soundtracks noir. Sin la versatilidad ni la rotundidad del último Kreng, pero con análogos objetivos, el británico modula todo tipo de texturas, microsonidos y recursos expresivos para ponerle rostro al miedo y la inquietud.

Los cuatro paisajes de soledad, devastación y angustia que conforman “Happy Hour”, título chistoso donde los haya, impresionan por la pulcritud y sentido de su rastro sonoro, más experimental, ambicioso y consistente, y por el efecto hipnótico y acongojante que transmite su recorrido. Un disco que se suma a la lista de obras negras y oscuras más destacadas de este año y que reafirma la creencia de que existe ahí fuera una escena de terroristas del sonido que, a la hora de crear e impactar al público, encuentran más razones de peso y más sentido en el silencio, la tensión subliminal y el miedo subterráneo que en el ruido desbocado y el grito vulgar. Ya tarda David Lynch en descolgar el teléfono y llamar a Richard A. Ingram para encargarle la banda sonora de su próxima película.

Julio Pardo

“Truncheon Tree”

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

McDo

Actualidad

A McDonald's le ha surgido un pequeño problema con sus nuggets…

"I'm hatin' it"

leer más
Artista Internet 1

Ficciones

Las tribulaciones de un joven artista moderno en Internet

"No me merecéis"

leer más
miley

Actualidad

Miley Cyrus quiere saber lo que piensas de ella

"Miley se ha vuelto loca".

leer más
Nivel del mar

Actualidad

La NASA avisa: el cambio climático está acelerando la subida del nivel del mar

Sube el nivel del mar más de lo previsto, y se prevé que la situación empeore en los próximos años.

leer más
slender

Actualidad

Tres amigas de 12 años, un bosque y 19 puñaladas

Capítulo 1 de 3.

leer más
Prue Stent

Ficciones

Diario suicida de una mamá adolescente

Querido diario: no sé qué hacer.

leer más
Leila Khaled

Columnas

Los disturbios son hermosos: cuando el pop se inspiró en las armas

Músicos pop tomando las armas y activistas armados inspirándose en bandas pop. Las relaciones entre el pop y la agitación armada han sido ...

leer más
marcy

Actualidad

El 11-S tardó 14 años en matar a su última víctima

El avión que impactó en la Torre Norte lo hizo a la altura del piso 80. Ella estaba en el 81.

leer más

cerrar
cerrar