Halcyon Halcyon

Álbumes

Ellie Goulding Ellie GouldingHalcyon

7.4 / 10

Contra todo pronóstico, a Ellie Goulding le está sentando bien cepillarse a Skrillex. Recuperados ya de aquel quiero y no puedo que fue “Lights”, donde más allá de los medios tiempos en clave Operación Triunfo había muy poco que rascar, la británica ha dado un salto cuanto menos sorprendente en la primera mitad de “Halcyon”. Y decimos lo de la primera mitad porque es precisamente allí donde se concentran los singles potenciales y sus mayores muestras de talento drama queen (impostado, como siempre debe ser en el pop condicionado por las masas) hasta la fecha. Dándole al play y escuchando “Don’t Say A Word” y “My Blood” seguidas se pone de manifiesto que la sombra de Florence + The Machine, ahora mismo, es alargadísima (los agudos de divorra con marcadas percusiones tribales están haciendo su agosto). ¿Burda copia? No lo negamos, en absoluto. Pero eso no quita de que las producciones, a cargo casi en exclusiva por la mitad de Kish Mauve, Jim Eliot, resulten igual de adictivas, excesivas y estimulantes que a las que nos tiene acostumbrados Paul Epworth, el auténtico gurú en la materia.

Y de Florence pasamos a los arreglos balearic. O ya puestos, aunque les descoloque leerlo sobre la pantalla, a Passion Pit. Me la rechupa completamente si están de acuerdo o no con lo que ahora voy a soltar, pero “Only You” ya está este año en el top 5 de mi imaginario ranking de pop palomitero. El tema puede que empiece como una versión hipervitaminada de Adele. No obstante, la sorpresa mayúscula salta (sin previo aviso) cuando al minuto y medio entran en escena Alvin y las ardillas, puestas hasta las trancas de ketamina, y lo ponen todo patas arrastrando el tema hasta una lisérgica oda de baile balearic. Si digo que ha estado una hora sonando en bucle me quedaría corto.

¿Y qué hay de Skrillex? Ya se sabe que los que duermen en un mismo colchón casi siempre se vuelven de la misma condición. Sin embargo, Goulding no ha querido aprovecharse de “Halcyon” para autoproclamarse algo así como la nueva dama del EDM (que tiene el dubstep de garrafón entre sus muchos afluentes). Más allá de “Figure 8” (donde el nuevo registro no suena forzado) o su versión del “Hanging On” de Active Child (aquí lo único que flojea realmente son sus sobreactuados agudos, lo mismo que ocurre en esa “Atlantis” que se le va de las manos), lo que predomina en la segunda mitad del álbum, aparte de la menor “I Need Your Love” con la que Calvin Harris se repite más que el ajo, son los baladones que cualquier aspirante a un talent show entonaría para ganarse las simpatías del jurado. Esto ya es cuestión de gustos, pero a uno le jode que las revoluciones se rebajen de forma tan radical aún topándose con una preciosidad como “Explosions”. Aunque tenga todas las papeletas para seguir siendo una wannabe del pop (siempre y cuando su novio no se la lleve de gira para remediarlo), me pone palote que la Goulding no haya querido marcarse una versión 2.0. de su irregular debut.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar