Growing Seeds Growing Seeds

Álbumes

Lust For Youth Lust For YouthGrowing Seeds

7.2 / 10

Escuchar a Lust for Youth y volver a los 80, rememorar los discos de Deine Lakaien y Die Vision y los paisajes del norte de Europa es todo uno, las cosas como son. Y aunque , alma de la banda (la formación ha cambiado a lo largo de los años, pero se trata de un proyecto personal de Norrvide), es de Gotemburgo, sus influencias están a años luz del heavy o del pop melifluo que dominan la escena sueca. Otras referencias más inmediatas que maneja Norrvide son Cold Cave y John Maus, no sólo en las melodías, sino en ese tratamiento sucio, chirriante y algo industrializado de los teclados.

Lust for Youth logra una atmósfera claustrofóbica, algo opresora, que lejos de recrearse en la vertiente más accesible de la dark wave, prefiere apostar por los beats repetitivos (“ Cover Their Faces”, “ We Got Lust”), los sintes sucios (“ Gently”, “ Modern Life”) y la opacidad. Norrvide apenas da un respiro, ni siquiera cuando opta por los medios tiempos, como hace en “ First Touch”, puro new wave nihilista. Como muchos otros grupos que empiezan con pocos medios, en “Growing Seeds” Norrvide depura esos sonidos que en su anterior trabajo, “Solar Flare”, sonaban más cercanos al ruidismo por pura experimentación o necesidad. Aunque es evidente que ese sonido poco pulido es buscado, aquí se percibe más trabajo, una producción más cuidada, capas de sonidos que logran crear un muy particular wall of sound. Muy de vez en cuando, Norrvide da un respiro con canciones ligeramente menos oscuras, como “ It's You”, mucho más cercana al synth-pop puro. Por contra, “ We Planted A Seed”, que le sigue a continuación, parece querer coger con la guardia baja al oyente, con una serie de efectos que logran epatar y que nos habla de un compositor que no se conforma con imitar, sino que anda buscando su propia voz. Tampoco le hace ascos a los acercamientos más electrónicos, como en “ Champagne” (prácticamente instrumental) o en “ Always Changing”.

Si bien “Growing Seeds” logra con éxito recrear las atmósferas que se propone, y puede incluso sorprender y atrapar a una generación poco curtida en estos sonidos, a quien haya vivido otras épocas es posible que el disco le produzca una sensación de déja vu. Lo que está claro es que, si se le da cuerda, Norrvide puede llegar lejos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar