Groundislava Groundislava

Álbumes

Groundislava GroundislavaGroundislava

7.3 / 10

Groundislava  Groundislava FRIENDS OF FRIENDS

Si la presión ejercida por la gravedad sigue comprimiendo la escena beat californiana, llegará un momento en que el invento nos estallará en las narices cual supernova de tipo II y pasaremos a otra cosa, mariposa. Demasiada materia amontonada, demasiada densidad. A medida que aparecen más y más discos de psicodelia consolera, el apretón resulta cada vez más insostenible. Lo curioso es que la naturaleza, en este caso, está obrando prodigios al límite del Apocalipsis: cada vez que la saturación nos pone en Def-Con 3, aparece algún productor tocado por la mano de Dios que reestablece el orden aportando “algo más”, y nos devuelve la confianza en un sonido sobreexplotado y al borde del colapso.

Esta vez le ha tocado a Groundislava salvar el universo. El EP “Book of Tech” fue una primera toma de contacto halagüeña: se apreciaban destellos de un talento indudable que prometían mostrarse en todo su esplendor en la puesta de largo. Y así ha sido, el formidable debut de Jasper Patteron propone una nueva vuelta de tuerca a la nostalgia “Space Invaders” y termina convirtiéndose uno de los intentos más brillantes hasta la fecha de convertir el universo chiptune en auténtica animación para adultos.

Miembro destacado del colectivo angelino Wedidit, el beatmaker de la Cosa Oeste saca petróleo de un discurso que muchos daban por exhausto. En “Animal” y “Panorama” conjuga soul artificial, sonidos de videojuegos vintage y funk digital con la voz de Jake Weary a modo de nexo conector. Ambos tracks ejemplifican a la perfección una de las virtudes de Patterson: la maestría con la que integra la liturgia de los 8-Bits en un contexto mucho más ambicioso y maduro de lo habitual. Lo mismo ocurre con “Shlava”, pero en formato rap: el pastiche de IDM y melodías infantiles, fusionado con las rimas aplastantes del gran JonWayne –morador habitual en el club Low End Theory–, se comporta como un fluido, te envuelve, te empapa, te llena.

Las abstracciones abarcan también distintos espectros. Los que esperaban un trabajo excesivamente apegado a la liturgia hip hop se verán enfrentados a desvíos interesantes, porciones de discoGameboy – “New Flesh”–, ensoñaciones minimalistas patrocinadas por Nintendo – “Stealth River Mission”– o brumas de electro espumoso para veranos del amor, como el apabullante temazo “Dig”. La jugada le sale bien y se ve compensada por la caricia melódica y la profundidad de sus ritmos más ortodoxos. Sin renunciar a la bisoñez de los 8bits, borda magníficas piezas de orfebrería psicodélica. “Pregaming The Rapture” es Goblin mezclado con Mux Mool; “Final Impasse”, synth mandess para románticos; “A Grass Day”, lisergia al más puro estilo Brainfeeder… Tiene un toque especial, le pega suave, utiliza el infantilismo chiptune en su favor y se saca de la chistera un disco de considerable belleza: mi iPod lo ama.

Óscar Broc

“The Dig”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar