Grimm Reality Grimm Reality

Álbumes

Dimlite DimliteGrimm Reality

7.5 / 10

NOW-AGAIN / STONES THROW

“Prismic Tops” fue una pequeña revelación. Pequeña, sí, pero revelación al fin y al cabo. Dimitri Grimm demostró que el virus del beat cubista se había cernido sobre regiones del globo por las que nadie habría apostado, dadas sus condiciones adversas para la proliferación de la fiebre. Pero sí, incluso desde Suiza se agitaba el caldero del post hip hop. Y el sonido de Dimitri Grimm, claramente sustentado en el modus operandi del free jazz, aportaba algo más a una escena irrevocablemente encaminada a la saturación y repetición de esquemas dillaístas con sabor californiano. Los deliciosos apuntes de color de su anterior trabajo, como cabía vaticinar, se convierten en “Grimm Reality” en una explosión cromática incontrolable que, en muchos momentos, hasta llega a saturar la capacidad de asimilación del oyente poco entrenado.

Lo cierto es que los esquemas característicos del crunchy beat angelino son aquí meras sombras, borrosidades que transitan la parte menos visible de un telón lleno de zurcidos imposibles. Estamos ante un ejercicio de electro-jazz futurista con despuntes rítmicos de beats asimétricos que serpentean, se agolpan unos sobre otros y discurren a diferentes velocidades durante el tracklist. Digamos que sobre esta base, más o menos presente en todo el trayecto, el beatmaker hunde los quesos en un barreño de LSD para imaginar un sonido ectoplásmico de funk galáctico, pop drogota, krautrock minimalista, hip hop digital, 8bits refinados en barrica y mucho, mucho jazz bizarro. Un caos que Dimlite consigue domeñar sin apretar las costuras de la realidad, sin forzar las riendas, dejando que la miasma de samples se muestre ante el oyente como una cascada instrumental que parece escupida por una orquesta de klingons devotos de John Coltrane.

Los terrenos de alta psicodelia por los que arrastra sus callosidades Dimlite no son en absoluto pedregosos, están surcados por una suave hiedra digital de efectos ligeramente opiáceos para el oyente más comprometido, esto es, el que se ha entregado sin remilgos a los parabienes del cannabis antes de la escucha. Por momentos, he pensado en maldecir al garzón que me encargó esta crítica, básicamente porque soy un cretino que adora las categorizaciones, las etiquetas, y en estas partituras tan caleidoscópicas los géneros vuelan libremente sin orden, como moléculas enloquecidas en un microondas a máxima potencia. Pero quizás esa es la grandeza de “Grimm Reality”, ¿no? Que partiendo de las formas cada vez más diluidas del future beat, pone en pie una nueva forma rabiosamente experimental de entender el parcheado digital y la sobredosis de sintetizadores.

La hoja promocional de Now-Again habla de Neu!, The Residents, Captain Beefheart y Philip Glass como influencias detectables en esta suite heptadimensional. Por ahí van los tiros. Por el funk progresivo para robots disfuncionales de “Than Them”. Por el electro krautrock cósmico-playero de la deliciosa “Blur, Blur, Blur”. Por la refrescante fusión de pop à la Tortoise con IDM de “Healing A Random Tyrant”. Por la aceleración anfetamínica de rare grooves y prog-rock de “One Of Uh Infinity Countless”. Por la perversión glitchista del legado de los Beach Boys de “XY”. Incontenible. Marcianísimo. Extraño. Alucinado. Habrá que ir acostumbrándose a la vida al otro lado del espejo.

Óscar Broc

Dimlite - You Very Rich Believer Descarga “New Better Pain”: http://nowagainrecords.com/up/NewBetterPain.mp3

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar