Great Lenghts Great Lenghts

Álbumes

Martyn MartynGreat Lenghts

7.5 / 10

Martyn Great Lenghts 3024

Lleva por lo menos un par de años ganándose la atención del respetable a base de 12” de dubstep peleón, pero ya ha llegado el momento de escuchar su debú de tiros largos. Todo material nuevo menos los dos cortes que formaron parte del single de adelanto, “Natural Selection” y “Vancouver”; así que es obligado comentarlo y ver hasta dónde llega la creatividad de Martijn Deykers, que es su nombre real.

El holandés –ahora afincado en EE UU-, dio sus primeros pasos editoriales a mediados de esta década más escorado al drum n’ bass dentro de la escudería Revolve:r. En dos años evoluciona desde un sonido que podríamos delimitar entre Adam F y el “Solaris” de Photek a hacerse amigo de Spaceape, empezar a aparecer en recopilatorios dubstep y remezclar a Scuba o Flying Lotus. Para tener una plataforma fiable desde la que impulsar esa estética postfuturista, a medio camino entre el dub y el techno made in Detroit, funda 3024, una disquera que sirve de cobijo al proyecto 2562 de Dave Huismans, además de a Martyn, claro.

Detrás del expresivo artwork de Erosie se esconden catorce cortes más un bonus, donde el ritmo demuestra al desnudo su capacidad de hipnosis. Con caligrafía elegante y esos efluvios urbanitas y oscuros obligados por el género, Martyn desvela además de su patente respeto por el dub más ortodoxo en– “Little Things”, que sabe introducir elementos ajenos en la mezcla; bien sean guiños al techno en “Right Start!” o “Seventy Four”, interludios de pianos minimalistas - “Bridge”- o sintetizadores ambient –“Brilliant Orange”- o incluso algo parecido a una canción en “These Words”, donde dBridge se pone de cantante. En cualquier caso, no te queremos despistar. Lo que predomina en este álbum es ese dub digital que ha popularizado Burial de unos años a esta parte y que, en esta ocasión, -no está de más recordarlo- tampoco es un sonido tan alejado del que a finales de los noventa ofrecieron en sus dos últimos álbumes Rockers Hi-Fi.

Asi que quizás la hora larga de este “Full Lenghts” sea demasiado para lo que ofrece. Quiero decir que al final te queda la sensación de que ha habido algo de paja. De que a fin de cuentas son esos cortes sofisticados a ritmo drama con un punto jausero los que marcan la diferencia y se podía haber ahorrado adornos. Le hubiera salido un disco más redondo, valga la redundancia, aunque sacrificando, eso si, parte de la información biográfica –iba a decir histórica- que aporta lo que quedaría fuera. Asi que mejor quedarse con esto como carta de presentación y ver si la orientación del corte escondido es la pista acerca de futuras producciones.

Alberto Rahim

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar