Grace/Wastelands Grace/Wastelands

Álbumes

Peter Doherty Peter DohertyGrace/Wastelands

8 / 10

Peter Doherty Grace/Wastelands EPK (PARLOPHONE) / EMI

Rehabilitado (o eso dicen) y con una r más en su nombre de guerra (ya no es Pete sino Peter), el ex Libertines, ex Babyshambles y ex Mr. Moss, vuelve a la carga con un delicioso disco mutante que suena a Blur pero también a The Coral y por qué no a Gorillaz y a Dylan (sí, Dylan) y a M Ward (el arranque del disco, “Arcady”, suena a Post-War) y a jazz pop y a Scott Walker ( “A Little Death Around the Eyes” es la demostración de que el monstruo de dos cabezas que formaba con Carl Barat podría haber hecho historia) y a clásico cinéfilo (Ingrid Bergman y Bogart podrían bailar al son de “Sweet by and by”, muy AJ Croce). Pete está de vuelta de casi todo. Está triste. Patea las piedras y se anuda la bufanda al cuello. O, mejor, se ajusta la corbata. De repente, echando un vistazo a las fotos promocionales de Grace/Wastelands (por cierto, disponible al completo vía su propio Myspace) tiene pinta de tipo que tocaría en el pub humeante de Twin Peaks. Y a eso suena. Con Stephen Street a la batuta (y es el mejor disco que produce en años), Pete compone el reverso low fi del trallazo barroco que forjaron a medias Alex Turner ( Arctic Monkeys) y Miles Kane ( The Rascals) en The Age of Understatement, primer álbum de The Last Shadow Puppets. Le echan una mano Graham Coxon (guitarrista de Blur) y buena parte de sus Babyshambles, aquí rendidos al embrujo crooner del nuevo Pete.

Desencajado y malherido ( “Broken Love Song”), gloriosamente acompañado (atentos a los coros de “I Am the Rain”, uno de los temazos del álbum) o en plan trovador que no acepta un no por respuesta ( “Lady, don’t fall backwards”), Pete está que se sale. Tal vez su pasado de modelos, drogas, más drogas y cuadros pintados con sangre (el tipo presume de haber sido enterrador antes que músico) le había dado una dudosa fama de invento para las masas, formadas en su mayoría de aspirantes a chicos malos, pero ¿y si no fuera así? ¿Y si el talento de Pete fuese mucho más real de lo que parecía y lo que necesitaba era llegar a los treinta y ponerse a patear piedras? Basta una escucha a “Palace of Bone” o a la aterciopelada “Sheepskin Tearaway” (a dúo con Dot Allison, por cierto) para olvidarlo todo.

Sin duda, “Grace/Wastelands” está llamado a figurar entre lo mejor de 2009. Y si no lo hace será porque habrá quien prejuzgue más de la cuenta después de escuchar “Last Of The English Roses”, adelanto resultón de un álbum al que sólo le falta el prometido dúo con Amy Winehouse. Pudo ser en la cáustica “1939 Returning” pero no fue y casi mejor.

Laura Fernández* Más info y audio aquí

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar