Glasvegas Glasvegas

Álbumes

Glasvegas GlasvegasGlasvegas

6 / 10

GlasvegasSONY

Sólo las comparaciones con The Jesus and Mary Chain (últimamente una de las bandas más citadas y, creo, bastante poco oídas) serían para enfadarse. El acercamiento de Glasvegas (jovenzuelos feúchos vestidos de negro enterrador) a las afiladas canciones de JAMC es bastante superficial, epidérmico, bastante ingenuo. Así que olvídense de esa referencia. Certificada la muerte de Lady Di en aquel túnel de París (sin conspiración alguna), la prensa inglesa sigue con su otro empeño: encontrar al dichoso hype de cada semana; acercar, ay, el pop a la gente. ¿O era la gente al pop? En esta coyuntura aparecen Glasvegas, la respuesta escocesa a The Killers o un remiendo entre el renacimiento de la cultura gótica que inauguraron Interpol y el interés por las guitarras neoyorquinas de The Strokes. En realidad, pop histérico con reminiscencias ochenteras y cincuenteras (a elegir) que suena a arena rock algo acnéico y que uno imagina perfecto para la masa sin rostro del festival de Glastonbury. Con unos textos sonrojantes, capaces de lastrar las buenas canciones (que las hay) del disco ( “Geraldine”, con un interesante riff y una bonita melodía que se fastidia con esa letra de realismo social mentiroso, a lo Ken Loach; o la abiertamente ridícula “Daddy´s Gone” dedicada (sic) a un padre ausente) “Glasvegas”, el disco, es al rock lo que " Crepúsculo " al cine de vampiros: un entretenimiento para adolescentes intensitos. Una obra resultona de muros de guitarras, con aires shoegaze y algunas buenas melodías robadas al pop para chicas de Phil Spector (eso son, básicamente, la mencionada “Daddy´s Gone” o “It´s My Own Cheating Heart That Makes Me Cry”). Y eso sin entrar en “Stabbed”, ridículo interludio dónde recitan por encima del ¿ ”Claro de Luna"? del pobrecito de Beethoven. Glasvegas suenan a como uno imagina que sonaban, contextualizando, Simple Minds el año en que eran más o menos buenos. Public Enemy lo dijeron bien clarito: “Don´t, Don´t, Don´t Believe The Hype!”.

Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar