Ghostory Ghostory

Álbumes

School Of Seven Bells School Of Seven BellsGhostory

7.5 / 10

En octubre de 2010 nos pilló a todos por sorpresa la noticia de que Claudia Deheza decidía dar por finiquitada su labor como etérea voz cantante y teclista en School Of Seven Bells. Tras dos álbumes en los que la banda neoyorquina aposentaba las bases de su marcado dream-pop con efluvios shoegaze, las circunstancias (o mejor dicho, motivos personales que nunca acabaron de esclarecerse) obligaban a tomar una decisión. Sólo había dos posibles opciones sobre la mesa: dar por concluido el proyecto o reinventarse manteniendo las piezas que aún restaban en pie. Al final, han optado por esto último: Alejandra Deheza, la gemela hermanísima, se ha alzado como la nueva escolta vocal del también miembro de Secret Machine, Benjamin Curtis. Y a pesar de que el cambio podría habernos arrastrado el rechazo más absoluto, al oír este “Ghostory” lo cierto es que no acaba de echarse en falta el retorno de Claudia en esta nueva fantasía sintética, más ligera y fácil de asimilar que sus trabajos predecesores.

Porque otra cosa quizás no, pero estos nuevos temas con los que el ahora dúo renace afianzan su gusto por el synth-pop de corte ochentero y la efervescencia electropop que ya se intuía (de forma algo más camuflada) en “Disconnect From Desire” (Vagrant, 2010). Las new orderianas “The Night” y “White Wind” dan fe de ello. El reverb se ha diluido, los bajos retumban más que nunca y las líneas de sintetizador subrayan un complejo de Ladytron que huele a descaro en “Low Times” (la cual hubiera cumplido mucho mejor si se hubiera recurrido a un tijeretazo para extraer esos repetitivos minutos finales).

Pese a que tres cuartas partes del álbum invitan al gozo en las pistas de baile más introspectivas, tomando como punto de partida “Lafaye” (todas las letras giran en torno a los fantasmas que persiguen a este ficticio personaje protagonista), la banda sigue demostrándonos que está más que curtida en el campo de las ensoñaciones sonoras a lo M83 en “Reappear” y “Show Me Love”, dos piezas de inflexión que sirven para retomar el aire en una recta final que repite el patrón de las cuatro primeras canciones. En definitiva, School Of Seven Bells vuelven con un trabajo en el que, aun desmarcándose de algunas de las señas de identidad de sus inicios, demuestran nuevamente que siguen siendo igual de disfrutables y, además, más bailables que nunca.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

israel

Actualidad

Una valla alrededor de Israel para protegerse de “las bestias” árabes

Las exageradas medidas de seguridad de Benjamin Netanyahu amenazan con aislar al país

leer más
Jerry lee Lewis

Actualidad

Ni Dios ni el Diablo han podido con este cabronazo

"Si no eres fiel a Dios, tienes que ser fiel a Satanás. No se puede servir a dos dioses" (Jerry Lee Lewis)

leer más
Zola

Historias

La stripper que inspiró a James Franco con una increíble historia de Twitter

Aziah “Zola” Wells contó un fin de semana salvaje en 148 épicos tuits. Pronto se van a convertir en una película.

leer más
Jeff Mermelstein

Actualidad

¿Cobrar 2.275 euros al mes solo por existir? Suiza va a votarlo

Recibir una renta básica universal podría acabar con la pobreza y crear una sociedad menos hostil hacia sus ciudadanos

leer más
Jai Alai Blues

Actualidad

De cómo una huelga dinamitó el proyecto de una major league de origen vasco en USA

La ambición empresarial y una huelga acabaron por tumbar el proyecto de convertir la cesta punta en un deporte mayoritario en EEUU

leer más
Bernie Sanders Young

Ficciones

El gran secreto de Bernie Sanders

¿Cómo va a ser 'Bernie' el nombre de un hombre grande?

leer más
monos1

Actualidad

Los bebés tienen más sensibilidad visual que los adultos… pero es un problema

Un bebé menor de 4 meses es incapaz de identificar un objeto como el mismo con iluminaciones diferentes

leer más
A girl in the river

Actualidad

“Mi propio padre intentó matarme para limpiar su honor”

Según datos oficiales del Gobierno pakistaní, más de 1.000 mujeres son asesinadas cada año a manos de sus propios familiares por cuestiones de honor

leer más

cerrar
cerrar