Ghost Town Ghost Town

Álbumes

Dan Friel Dan FrielGhost Town

7.8 / 10

alt

IMPORTANT

Un teclado barato, discos duros de ocho bits, el mando de un coche de radio control, un par de walkie talkies y algunos pedales de guitarra. Cuesta creer que Dan Friel (de Parts & Labor) se las haya apañado para grabar un disco como “Ghost Town” con semejante equipo. Vale, su sonido no es precisamente el de una gran producción, no es música de cámara, pero la violencia, el volumen y la urgencia con la que suena todo en estos cortes instrumentales me hacen pensar en muchas cosas, pero no en un puñado de juguetes obsoletos. Aunque aquí no hay trampa ni cartón. Un ejemplo: los silbidos distorsionados que llevan la línea de teclado de “Buzzards” hacia la metralla MIDI sobre la que se derrumba la canción. Son descargas de baja fidelidad, una sacudida eléctrica transferida con adaptadores y pilas. Y se nota. Es como si el sonido se infectara con su propia señal. Friel monta escalas de interferencias sobre un colchón de electrónica rudimentaria, provoca distintos infartos en sus frecuencias colapsándolas con presión, con un ojo puesto en el impacto melódico. Porque lo hay: “Ghost Town (part. 1)” es un himno, solo que parece hecho con basura sacada de cualquier Cash Converters. Intervalos de ritmo maltratado en plan in crescendo, variaciones de teclados modulados a tiempo real y más leña. Sobre todo más leña. El material de derribo de “Desert Song” o “Appliances of Bremen” suena incluso más hermético, pero “Ghost Town (part. 2)” o “Horse Heaven” dejan espacio para desarrollos más lentos, dotando al disco de crecidas y descensos entre la tensión ingobernable que domina cada instante de estos veintiocho minutos con pinta de western mutante.

Juan Monge

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar