Ghost People Ghost People

Álbumes

Martyn MartynGhost People

8.3 / 10

BRAINFEEDER

Posiblemente, el fan estándar de Brainfeeder vaya a encontrar inusitado el lanzamiento del segundo álbum de Martyn en el sello angelino. Sin embargo, el fan de Martyn está más que acostumbrado a ver al holandés saltando de una punta a la otra del genoma electrónico; no sólo le distingue la liviandad con la que cambia de techno a 2-step, sino que encima estos ires y venires devienen en relaciones amistosas y colaborativas. Ocurrió con Kode 9, ahora ha ocurrido con Flying Lotus, con el que no ha compartido referencia pero al que ha ayudado a perlar –más si cabe– la rutilante ristra de excepcionalidades que es la discografía de Brainfeeder. Decía el propio Martyn que el álbum está concebido como un conjunto de referencias al oficio del DJ. Y, pese a sonar inconexo en algún pasaje, podría decirse que este “Ghost People” es como una presentación en PowerPoint del zeitgeist que es la música electrónica trasatlántica. Un guiño tras otro a las producciones de amigos, allegados y héroes personales; una manera de reflejar la sociable (y nómada) personalidad del holandés a través de su música.

El primer guiño –a Kode 9– salta nada más empezar el disco con la voz de Spaceape. Pero no será la única ocasión. Después de las dos piezas de su EP anticipo, “Masks” y “Vipers”, el disco empieza a dejar entrever la vena politeísta del productor, con el 2-step de alta alcurnia de “Distortions” y esa filia por las notas sostenidas de sintes que tanto escuchamos en el último álbum del jefe de Hyperdub. “Twice As…” es otro acercamiento al 2-step y al baile tranquilo, pero totalmente diferente –suena a Deadboy construyendo los ritmos y Falty DL las atmósferas–, mientras que en “Popgun” el concepto género queda tan deformado que justifica totalmente la presencia de este “Ghost People” en Brainfeeder: por mutante. He aquí la sección de ritmos rotos. Los que requieran de ritmos más cuadriculados pueden recurrir al tema titular y su melodía –esa mierda es un resorte en forma de silbidito que salta de tu boca en cuanto dejas la mente en blanco; es el demonio– peleándose con la línea de bajos a ver quién es más pegadiza. O también tiene la fanfarria techno de “Horror Vacui”, tema calientasuelas y glorificador de sound systems de gama muy alta que da un vuelco inesperado para convertirse en deep house technoide de alto standing. La dimensión más germánica y contundente de Martyn, aunque no la más purista. Porque en “Ghost People” ha habido sitio para colar rarezas del estilo de “Bauplan”, un arcaísmo de la experimentación electrónica europea; o vaporosos impasses como “I Saw You At Tule Lake”.

Y al que todavía dude que haya una corriente recuperando el trance mainstream con rollo místico (a lo Chicane o Darude), que escuche la introducción de “We Are You In The Future”. Ocho minutos de terreno para explayarse en directo, jugando a improvisar en lo que huele por todos lados a tema de cierre de live set. Precisamente en el directo es donde este segundo álbum del holandés podría acabar de llenar un vaso que, sólo con la escucha del disco, ya queda medio lleno. ¿Será a partir de ahora el fan estándar de Brainfeeder también fan de Martyn? No lo sé. Pero el fan de Martyn puede darse por satisfecho.

Mónica Franco

Martyn - 'Ghost People' LP Exclusive Stream by Mixmag

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar