Futuristically Speaking? Never Be Afraid Futuristically Speaking? Never Be Afraid

Álbumes

Yo Majesty Yo MajestyFuturistically Speaking? Never Be Afraid

7.5 / 10

Yo Majesty Futuristically speaking… never be afraid DOMINO / PIAS

El proyecto de Shunda K y Jewel B parecía un producto mucho menos decente de lo que, a priori, se deduce escuchando las 14 composiciones de su primer largo “Futuristically Speaking… Never Be Afraid”. Me explico: servidor las había visto en vivo (en el pasado Sónar) y, la verdad, alucinó un poco con la gente que decía que el directo era el escenario natural de este dúo (antes trío), que eran unas fieras con el micro en la mano y que debía ver su concierto a la fuerza bajo pena de muerte si no lo hacía. De experiencia electrónica-hiphopera hablaremos poco porque a lo que yo asistí fue a un festival de ‘come ons’ y ‘ye-jos’, más gritos de guerra que canciones, mucho botar por el escenario y pocos momentos musicales. Con este panorama, la escucha del debut de estas dos señoritas se me antojaba plato difícil de digerir. No podía estar más equivocado, “Futuristically Speaking… Never Be Afraid” de Yo Majesty es una pequeña caja de sorpresas que debe ser desenvuelta con primor, como si fuera el regalo más esperado de una fiesta de cumpleaños. Aunque los dos primeros lazos se nos resistan (hablamos de “Fucked Up” y “Night Riders”). El primer envoltorio que nos hace advertir que estamos ante un gran regalo es la electrificada “Blame It on the Change”, un tema por el que Madonna hubiera dado su silicona derecha. La lista de hitazos no hace más que aumentar a medida que avanzamos por el disco (como el momentazo soul de “Don’t Let Go”, la caliente, nunca mejor dicho, “Hott” o la Genial, con mayúscula, “Club Action”), dejándonos la sensación de que si lo hubieran centrado un poco más, les hubiera quedado un discazo como la copa de un pino. Lástima que en algunos temas no saben hacia donde van (como en la muy beyoncionana “Buy Love”) o, si nos guiamos por las declaraciones de Shunda K en los medios, que éste no eran el disco que querían hacer porque tuvieron que ceder a presiones comerciales. Querríamos unas Yo Majesty más hiphoperas en su próximo trabajo, porque cuando se ponen son capaces de facturar hits de altísimos vuelos (como “Club Action” o esa “Kryptonite Pussy”, que no está incluída en este trabajo).

Manu González

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar