From The Fallen Page From The Fallen Page

Álbumes

Magda MagdaFrom The Fallen Page

7.4 / 10

Magda From The Fallen Page MINUS

Le gusta el rollito oscuro. Tal y como están las cosas, a quién no. Lo que pasa es que Magda tiene un gusto especial. No le va el gótico a precio de saldo. Ni las cuerdas victorianas. Ni el dichoso therémin. Escapa de las obviedades. La prueba la encontramos en el primer corte, un tran tran espectral en clave minimal que evoca y rinde homenaje a las bandas sonoras que el grupo italiano Goblin dejó para la posteridad en las mejores películas de Dario Argento –queden las obras maestras “Suspiria” y “Rojo Oscuro” como ejemplos y fervientes recomendaciones de un humilde servidor a propósito del maestro del giallo–. “Get Down Goblin” es, de hecho, y con su título tan revelador, giallo masticado, regurgitado y digerido en la pista de baile: sintes neblinosos, efectos retro, palmas palpitantes, bajo acuosos, atmósferas enfermizas. La DJ y productora consigue aunar con maestría la musicalidad frenopática de la serie B transalpina con el techno microscópico de última generación y la jugada le sale redonda. Aplica la misma fórmula en el siguiente track, “Breakout”. Y de nuevo acierta con una mezcla de teclados zombis, electro-rock progresivo, pasión desaforada por el cine de terror italiano de finales de los setenta y algún pellizco de digitalismo ácido para volver a situar el corte entre dos tierras: el horror vintage y el dancefloor más rabiosamente actual.

El esperado debut de Magda en formato LP era algo que los feligreses del techno subatómico y los adictos a Minus esperaban con salva de petardos y cañones de confeti. Quizás había demasiadas esperanzas puestas en una artista que como DJ es poco menos que la Mano Derecha del Destino de Hellboy, pero que con el balón en los pies todavía tiene que demostrar muchas cosas. Conocida por todos la milagrosa alquimia de esta superdotada del software para pinchar, quedaba por ver cuál sería su capacidad creativa con material propio y en una maratón de largo recorrido como un álbum entero. Los que se habían apresurado a proclamarla la nueva diosa del minimal antes de tiempo quizás habrán reculado; los que la consideraban una artista con poco fondo para firmar un disco que mereciera un marco de oro tendrán que morderse la lengua. “From The Fallen Page” es un trabajo bien encerado, dispara grandes ideas al tímpano del oyente, está construido con las infalibles matemáticas de la familia Minus. En líneas generales, es una lección impoluta de minimalismo experimental, pero cuidado: está plastificado al vacío, desprende una frialdad muchas veces insostenible: más que canciones, Magda ofrece desarrollos microscópicos que, salvo en los momentos más Argento, avanzan a trompicones y necesitan un constante boca a boca del que está al otro lado. Los destellos giallo están muy bien, encuentro muy acertado el hermetismo lisérgico tan de finales de los setenta, me encanta la forma en que Magda modela el ectoplasma de sus canciones con las mínimas herramientas. Temas como “Lost In Time” –con un trote pastoso y una divertidísima sarta de efectos y sintes a lo “Planet Terror”–, “Bad Habits” o “Dream Disco” –posiblemente uno de los mejores momentos, con unos pianos desencajados que generan un estado de máxima inquietud– consiguen crear ese ambiente de ouija minimal, cine de terror de bajo presupuesto, cejas sin depilar, cuchillos de plástico con sangre falsa y pantalones de campana.

El problema –problema pequeño, en todo caso– es que hay cierta desconexión con los adentros del oyente. Si bien cierto es que en la teórica Magda aprueba holgadamente, en la práctica le falta olfato, prefiere atenerse al vacío de un sonido que te congela las pelotas como si fuera hidrógeno líquido y te deja sin hambre. Hay que darle, eso sí, más de un voto de confianza. “From The Fallen Page” es un disco académico, de un filo experimental apasionante, pero sin una gota de sangre caliente. De todos modos, gracias a temazos del calibre de “Music Box” –que es como combinar el DVD de “Basket Case” con un mal viaje de setas– uno se queda tranquilo y con la certeza de que lo mejor de Magda se sitúa en el futuro. El presente es sólo la mitad del camino.

Óscar Broc

Magda - Lost In Time

Magda - Distance To Nowhere

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar