Friendly Fires Friendly Fires

Álbumes

Friendly Fires Friendly FiresFriendly Fires

6.5 / 10

XL RECORDINGS

Desde la húmeda y paliducha localidad de St Albans –que vendría a ser el típico suburbio para adinerados estilo Weeds, pero en plan lord, es decir, cerca de Londres– nos llegan Friendly Fires, o lo que es lo mismo Ed Macfarlane, Jack Savigne y Ed Gibson. Una banda que sería como tantas otras – chicos blancos acicalados a lo moderno en un escenario repleto de visuales, conjugando instrumentosl y caparazones electrónicos – si no fuera por lo sofisticado de su carta de presentación a la plebe discotequera: un primer álbum homónimo firmado por XL Recordings que se ha presentado en sociedad como si se tratara de la hija virgen del rey y que está haciendo sudar de alegría a los feligreses británicos con su mejunje polirrítmico efectista y sus letras de culebrón romántico de serie B. Un cóctel que puede recordar a ratos la textura del house más clásico de Chicago en general y, a veces, a otras formaciones más consolidadas de la índole de LCD Soundsystem o Cut Copy. La criatura ha sido gestada, alumbrada y producida con mucha brillantez en el sótano de los padres del bueno de Ed, con la única excepción del single “Jump in the Pool”–el mejor tema del disco, apetecible como un beso después de comer fruta– responsabilidad de Paul Epworth.

Ponerse a escuchar " Friendly Fires" con toda la depresión de la reentré puede producirte dos reacciones: que cojas un poco de manía a los chicos por pecar en exceso del rollito tropical caribeño; o que te dé por tomarte de pronto un revival del verano y luego se ganen un huequecito en tu corazón trasnochador.El disco suena maravillosamente, como una habitación bonita y ordenada, repleta de cosas que te pueden parecer interesantes o decorativas. Es energético, incluso erótico-festivo, pero en realidad no tiene alma, es como comparar los pasteles industriales de lujo con las meriendas artesanales en casa de la abuela. A pesar de los pesares esta ración de merienda industrial de lujo se escuchará mucho y se bailará la mar de bien, con toda la actitud. Y los que tengamos algunos prejuicios con la música disco a lo nuestro, amando a Leila y afrontando el futuro con optimismo.

Marta Delatte

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar