Freestyle de Ritmos Freestyle de Ritmos

Álbumes

El Hijo De La Cumbia El Hijo De La CumbiaFreestyle de Ritmos

8 / 10

El Hijo De La Cumbia Freestyle de Ritmos SOOT

No importa que la cumbia digital, la nueva cumbia o como sea el termino que finalmente adhiera, llegue a representar una nueva vía, ojalá, pero ya no es imprescindible. Lo importante es saber que las condiciones cambian cuando se busca dentro antes que fuera para crear ritmo que perdura por necesario. Lo demás son herramientas, tecnología y lo restante negocio. En 1800 indígenas y africanos juntaron maracas, gaitas, tambores y un instrumento hipnótico denominado llamador. La cumbía de la costa colombiana no ha parado desde entonces de expandirse por el continente americano y tomar las distintas formas que permitían las culturas locales y los avances musicales y técnicos. Su influencia está en Ecuador, Peru, Mexico, Bolivia, Uruguay y Argentina, hasta Buenos Aires donde vive El Hijo de la Cumbia.

Emiliano Gomez escondido en su nombre artístico publicó hace unos meses “Freestyle de ritmos”, el suceso postrero del año. Lo que sucedía estos meses con la nueva cumbia merecía atención, la escena creada principalmente en Buenos Aires daba buenos indicios. El club Zizek, su sello ZZK y su compromiso con el nuevo movimiento que denominan cumbia digital agitan la atmósfera y unos pocos perciben por aquí la perturbación, por si acaso nadie oye se les ve últimamente montando fiestas por Berlín con el gran El Remolon y Villa Diamante. El hijo de la Cumbia como antes Fruko, Sidestepper o mucho antes Los Gaiteros de San Jacinto se apoderan del ritmo arrastrado de la cumbia para convertirlo en discurso. “Freestyle de ritmos” baña de cumbia el dub el tecno, el hip hop, el dance hall, la psicodelia, un tango imposible, proclamas políticas, fiestas de barrio y de paso ya que andan por ahí los próximos meses de tendencia. Porque a pesar del buceo antropológico y primario del disco sintoniza con sucesos lejanos que son referente contemporáneo. Como sucede con el grime Londinense prefiere la electrónica de trazo grueso que la disimulada a base de ser comprimida y camuflar el bombo, también recupera el llamado espíritu rave y por supuesto mira mas en los noventa que en los 80.

En el auto proclamado Freestyle hay tambores, restos de cumbia villera (un género popular argentino fundamental para el encuentro entre El Hijo de la cumbia y su género hacedor), acid, maracas, ragga, gaitas, samplers, telefonos… Pero sobretodo envenenado nos envenena de rabia convertida en baile, orgullo bañado en licores de caña, selva, suburbios, madera, música electrónica pasional y revolucionaria, a estas alturas. Un alivio para nuestros aburridos oídos, gasolina para los pies. Hipnosis salvaje que retuerce la medula y perdura a lo largo del tiempo. “Mara Tomaza”, “Conciencia de barrio”, “Soy el control”, “El ghetto va a mover”, espléndidas y anhelantes para disparar una noche de baile, “Cumbia de los barrios”, “Tu eres campesina”, “La cumbia es un tango”, melancólicas y arrabaleras. “Night´s” experimenta alejándose levemente del discurso y hace imaginar otras propuestas del Hijo de La Cumbia, “Para bailar” fácil y comercial sin desentonar, casi necesaria su presencia para entender la inocencia y falta de pretensión del disco.

Es el primer trabajo larga duración del Hijo, abrupto como ningún otro, colmado de sonidos grabados a la vida y utilizados con precisión para provocar excitación solo sofocada bailando. Esperemos que por aquí sea ubicado mas allá de los festivales de world music, el y los de su onda necesitan expandir su cumbia en clubs oscuros y amaneceres luminosos, que retumbe y así puede que sea el principio de algo, debería serlo, una nueva escena proveniente de Buenos Aires....., suena tentador, al menos tenemos donde prestar atención un tiempo, ¡larga vida a la cumbia y a su hijo!.

Borja Ilián

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar