Free Reign Free Reign

Álbumes

Clinic ClinicFree Reign

6.9 / 10

Clinic siempre ha sido una banda en la sombra. Ocultos tras sus mascarillas de cirujanos, aportando sólo la información que su conciso ideario permite y, sobre todo, reacios a buscar un éxito masivo que, desde su posición privilegiada en Domino y gracias a sus sabios conocimientos rock, hubieran podido perseguir perfectamente. Cierto es que han coqueteado con el mainstream e incluso estuvieron nominados a un Grammy cuando empezaban, pero está claro que a los de Liverpool no les interesa tanto ganar oyentes como mantenerse fieles a sí mismos. Todo bien hasta aquí, aunque de dicha conclusión se desprenda otra antagónica. En una banda con las cosas tan claras y las pautas tan marcadas, “Free Reign” pone sobre la mesa una pregunta: ¿hasta qué punto debemos pedirles una evolución en su sonido?; o, mejor, ¿hasta qué punto evolucionan Clinic al decidir quedarse donde están?.

“Free Reign” es el séptimo disco de su carrera y, siempre puntuales desde principios de siglo, su fiel entrega bianual. Es un trabajo tan metódico y frío como sus antecesores y que, observado de cerca, puede entenderse como una reacción al anterior “Bubblegum” (2010). Si allí contaron con la ayuda del productor John Congleton para aventurarse por territorios inexplorados (no siempre con fértiles resultados), “Free Reign” les fotografía implosionando hacia dentro y llevándoles a reencontrarse, en cierta forma, con sus orígenes. Esta vez decidieron grabarlo por su cuenta, como hacían al principio de su carrera, y, cuando lo tuvieron listo, entregárselo para que lo mezclara a “el hombre que sabía demasiado” de 2012: Daniel Lopatin aka Oneohtrix Point Never. Lopatin decidió no meter mucha mano en el asunto y, quizá por pertenecer a una estirpe de músicas más planeadoras y ambientales, lo único que consigue es que el tono del álbum acabe pecando de monótono, sobre todo en su primera mitad.

En efecto, a pesar del “lookin’ back” propuesto como punto de partida, lo que se acaba echando de menos en “Free Reign” es, precisamente, el mordiente de discos ya lejanos como su debut “Internal Wrangler” (2000). Más allá de la fantástica “You” y de un corte tan interesante como “Cosmic Radiation”, no se localizan en “Free Reign” muchas salidas claras a tal condensación de viejas ideas. “Queríamos evocar la energía de nuestros primeros discos más post-punk, pero sin depender de las guitarras para ello”. Así explica Ade Blackburn un sonido que descansa más en teclados y baterías programadas, y que nos lleva a vincular “Free Reign” en intenciones con el “WIXIW” de Liars, banda que curiosamente nació el mismo año que ellos y que ha entregado el mismo número de largos. Otros nexos de unión en el álbum hablan de Deerhunter (en la manera de declamar de Ade y en algunos tratos instrumentales: escuchen el final de “Miss You”), y, claro, de Suicide, invocados en primera instancia por ese constante poso galáctico de rockabilly ralentizado e, indirectamente, a través del parecido formal a otra banda actual como es Moon Duo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar