Free Dimensional Free Dimensional

Álbumes

Diamond Rings Diamond RingsFree Dimensional

6.8 / 10

John O’Regan se nos ha desatado. Si ya cuando hablamos hace dos años de su debut de dormitorio, “Special Affections”, apuntábamos a que el proyecto Diamond Rings estaba abocado a adentrarse en un estudio en condiciones, las súplicas han sido escuchadas en “Free Dimensional”. Aquí nuestro escuálido canadiense se reafirma más que nunca como una nueva diva del synth-pop mamarracho pro-travestoide. Aunque no lo hace solo, sino acompañado del productor Damian Taylor (uno de los gurús en la sombra de Björk o Austra), que ha musculado las señas de identidad de su repertorio previo y le ha animado a probar suerte dentro del clasicismo pop más diabético.

O’Regan ha perdido durante estos últimos meses el miedo (que algo le quedaba todavía) a los sintetizadores. Pero lo que se calla de cara a la galería es que también se ha pegado unas buenas farras, de esas que acaban en camas ajenas y con lagunas mentales más grandes que todo el archipiélago indonesio. Ya nos lo avanzó con “I’m Just Me”, el sueño húmedo de unos mozalbetes Pet Shop Boys poseídos por el zorrerío del electro-pop de garrafón. Diamond Rings esta vez no ha querido disimular sus ansias de convertirse en una musa del hedonismo más andrógino y, sobre todo en la segunda mitad del álbum, explota su yo más despreocupado recurriendo incluso a la parsimonia sintética de la muy The Human League “ Hand Over My Heart”.

Hasta aquí nada que objetar. Más bien al contrario. No obstante, el drama sacude nuestros oídos cuando O’Regan lo manda todo a la mismísima mierda poniéndose a rapear innecesariamente en “(I Know) What I’m Made Of” o en ese cierre chicle-pop titulado “Day & Night” que vendría a ser algo así como si Matt & Kim formaran una boy band wannabe al estilo Blue. La vergüenza ante tal atentado sonoro es tal que salpica de frente a la oscuridad innata de la Soft Cell “Everything Speaks” o ese “Runaway Love” que hermana a Buzzcocks con la comunidad gay-friendly y bien podría haberse incluido en su sorprendentemente gustoso debut. El divismo, mejor controlado.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar