En Form For Bla En Form For Bla

Álbumes

Aethenor AethenorEn Form For Bla

7.9 / 10

Aethenor  En Form For Bla VHF RECORDS

La presencia de Stephen O’Malley en la alineación titular de Aethenor no convierte a este grupo en ningún spin-off de Sunn O))). Todo lo contrario: O’Malley es uno más en el equipo, ni siquiera una pieza decisiva que marque la diferencia. Como en cualquier otra experiencia de improvisación, el reparto de responsabilidades es equitativo y la jerarquía es rizomática: todos están al mismo nivel, todos suman, nadie es la estrella. Porque aquí lo que articula el sonido final de “En Form For Bla” es la aportación discreta de guitarras, batería, pulsaciones graves y sintetizadores hinchados como un globo aerostático, en un lenguaje más cercano al del post-rock –o la free improv, o al jazz– que no al metal, que es de donde arrancaban Aethenor en 2003, año de su fundación, de la mano de O’Malley, Daniel O’Sullivan y Kristoffer Rygg. Pero ahora hay novedades: ha entrado Steve Noble para encargarse de la percusión, y su aportación ayuda mucho. No es tampoco un papel decisivo, insustituible, pero la forma que tiene de acentuar los pasajes ásperos de guitarra y ruidos tal como lo haría un percusionista de jazz al estilo de Jack DeJohnette deja huella. Y de un disco posiblemente amorfo se pasa a una música dinámica a la vez que física.

Quiero advertir que “En Form For Bla” es un disco en el que cuesta entrar y en el que no es fácil permanecer. Los primeros catorce minutos, dedicados a “Jocasta”, son el resumen de todo lo demás, y el nivel de exigencia que persiguen Aethenor es de los que ahuyentaría a mucho oyente curtido en músicas exteriores. Es como entrar en un agujero negro, posiblemente, y dejan a otras formaciones de jazz-noise-improvisación, como los noruegos Supersilent, como referentes “asequibles” de un tipo de creación en la que hay más trampas que comodidades. Eso sí: una vez superado “Jocasta” y completado el segundo tramo mucho más caótico de “One Number Of Destiny In Ninety Nine”, uno ya puede con todo. Aethenor no está al mismo nivel torrencial de John Zorn, son más capaces de generar ansiedad y claustrofobia que un severo dolor de cabeza, pero atraen al fondo del abismo con un magnetismo propio de los demonios más sibilinos. En “Laudanum Tusk” parecen adentrarse en parajes de doom-jazz –sin la pausa de Böhren Und Der Club Of Gore, lógicamente–, y en “Vivarium” la intención pretende ser la de separarse del suelo y ascender hacia niveles cósmicos adornados con ruidos magnéticos. El tramo final es más fácil en comparación – “Dream Tassels”, “Vyomagami Plume” y “Something To Sleep Is Still” no sólo son más cortas; también son más ambientales sin sustos–, pero no le resta ni un solo mérito a todo el conjunto, que es desasosegante y deja mal cuerpo. De la cosecha experimental en curso, “En Form For Bla” es un artefacto venenoso a tener muy en consideración.

Robert Gras

Escúchalo aquí.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar