For 2 For 2

Álbumes

Alva Noto Alva NotoFor 2

8.1 / 10

Alva Noto For 2 L-NE

Carsten Nicolai, alias Alva Noto, puede trabajar de muchas maneras. Una es por encargo: tan sencillo como ponerse en contacto con su oficina y comisionarle una pieza que él aceptará –o no– en función de su disponibilidad horaria, las condiciones económicas y si el trabajo le provoca –o no– una fuerte y minimalista erección. La otra es en colaboración, previo encargo o sin, pero siempre compartiendo espacio e intenciones con otro músico, ya sea un artista visual o cualquier otra mente pensante del universo multimedia con la que le apetezca unir fuerzas, hallar líneas de convergencia e indagar en algún resquicio estético. Por último, está su trabajo a solas en esos discos que aparecen en su propio sello, Raster-Noton, y que se cuentan entre lo mejor –por profundos, accesibles y bellos– de la música experimental de los últimos años. Es de esta tercera pata del trabajo, la solitaria, de lo que precisamente no va “For 2”. Hubo hace cuatro años un primer “For” (L-ne, 2006) que reunía piezas unidas por un motivo común: estaban dedicadas a alguien –nombres como el fallecido Jhon Balance, Elfriede Jelinek, Ernie & Bert (nuestros Epi y Blas) o el pintor Katsushika Hokusai– y, por extensión, habían sido creadas por un motivo alejado de los ambiciosos proyectos conceptuales que desarrolla Noto en cada álbum personal. Eran esbozos, ensayos, música pensada para instalaciones.

Como su producción no parece detenerse jamás y este tipo de miniaturas con dedicatoria son una constante en su trabajo, “For 2” viene a reunir lo que en la primera entrega se quedó fuera –dos de las obras breves, “Pax (For Chain Music)” y “Villa Aurora (For Marta Feuchtwanger)”, ninguna de las cuales supera el minuto y medio, tienen fecha de 2003– o lo que ha le ha ido saliendo de 2006 en adelante, que es mucho. Las dedicatorias son dispares –el director de cine soviético Andrei Tarkovsky y el compositor avantgardeamericano Phill Niblock, el pionero de la música “óptica” Evgeny Murzin y el músico electrónico alemán Carl Michael von Hausswolf–, pero lo que hace que “For 2” se escuche como una sensación de audio homogénea y no como un contenedor de composiciones es la similar paleta sónica que utiliza Alva Noto en casi todos los segmentos, prueba de que en los últimos años, aunque con matices, ha profundizado en la línea tan emotiva como exploradora de álbumes como “Xerrox” (las dos partes, 2007 y 2009) o sus colaboraciones con Ryuichi Sakamoto al piano. Ruido digital bello, armónico, sereno: “Stalker (For Andrei Tarkovsky)”, por ejemplo, funde un monólogo en ruso sobre una capa densa de audio oscilante y opaco salpicado de breves notas que sugieren más amplitud espacial que claustrofobia, y más luz que oscuridad.

El conjunto de estos trabajos indica que Alva Noto se encuentra cómodo en lo que podríamos llamar la “fase 2” de su extensa producción musical. En la primera, en los orígenes, cuando era artista de Mille Plateaux y tenía recién fundado Raster-Noton, todo era formalismo digital, teoría del glitch, matemáticas y arquitectura, líneas sobrias sin ningún tipo de relleno emocional: audio por el audio, a veces ruido seco e inerte, de un blanco puro como lavado con lejía. La segunda es la que abre las puertas al sonido estéticamente placentero que, como ocurre en “Sonolumi (For Camera Lucida)”, induce a un trance pausado e ingrávido, como hundirse en aire extremadamente denso, y que con alguna que otra variación se va repitiendo en la mayoría de estas dedicatorias y comisiones con chispazos de la que va camino de ser la “fase 3”: abandonarse al ritmo, como en el álbum “Unitxt” (2008) –la repetición de un beat, aunque lenta, la encontramos en “t3 (For Dieter Rams)”– y engrosar la experiencia auditiva con la introducción de nuevas texturas no electrónicas, provenientes casi siempre de la orquesta: hay cuerdas de fondo en “Garment (For A Garment)” y “Early Winter (For Phill Niblock)”, así como oboes y xilófonos en las dos partes de “Argonaut (For Heiner Müller)”, comisionadas por el ensemble Grup Instrumental BCN216 y que, en el origen, era un trabajo para pequeña orquesta, software de audio y diseño de visuales sincronizados con el sonido.

Si reducimos la música a la teoría se podría hablar de tratamientos de eco, emulsiones sonoras creadas en una pantalla de ordenador que reaccionan en contacto con el sonido orgánico de los instrumentos tradicionales y de software de vídeo que reacciona con ese sonido y pinta píxeles ad hoc en una pantalla. Se podría hablar también de zonas de mutación en las que el sonido varía su textura y su ritmo en función de la contaminación aural que le rodee, pero todo eso sería demasiado farragoso y técnico. El interés de “For 2” consiste, sobre todo, en mostrar cómo Alva Noto sigue moviéndose hacia terrenos de sencillez auditiva sin ceder en sus posiciones de férreo planteamiento teórico: sensible, pero altamente intelectual, o al revés, un camino antes emprendido por Taylor Deuprée (del sello 12k) y ahora continuado por Richard Chartier (jefe de L-ne, subsello precisamente de 12k). Último ejemplo: como Stockhausen hiciera en su día, “Anthem Berlin (For The Kingdom Of Elgarad-Vargaland)” juega con el lenguaje de los himnos nacionales, con esa solemnidad que él mantiene enterrada, en el trasfondo de la pieza mientras la desintegra en una nube leve de polvo de audio digital, creando un efecto que estimula la materia gris a la vez que relaja los músculos y pellizca el alma. Su momento creativo es muy dulce.

Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar