For Now I Am Winter For Now I Am Winter

Álbumes

Ólafur Arnalds Ólafur ArnaldsFor Now I Am Winter

7.5 / 10

Si de algo había dado muestras hasta la fecha el islandés Ólafur Arnalds es de su actitud receptiva, abierta y comprensiva con el universo pop. Aunque todas sus grabaciones, dos álbumes, una banda sonora y unos cuantos EPs, se ceñían con las ideas muy claras a los parámetros de la escena neoclásica, en todas ellas era fácil detectar ideas, melodías, recursos e inspiraciones procedentes de otros campos musicales, y ya en sus últimas señales de vida había quedado más que patente su vinculación con una estética e incluso con un way of life creativo más cercano al pop como concepto. “For Now I Am Winter”, su tercer álbum, el primero que graba para el prestigioso sello de inclinación clásica Decca, es la confirmación y plasmación de todo esto, ese paso hacia delante que más o menos todos intuíamos que tarde o temprano llegaría y que el propio artista ha querido dar sin medias tintas.

Más allá de que este sea el primer álbum en que Arnalds utiliza voces, las del cantante del grupo Agent Fresco Arnor Dan, y de que lo haga hasta en cinco ocasiones a lo largo y ancho del tracklist, “For Now I Am Winter” es un disco de clara intención pop por la fisonomía de las canciones, de los arreglos –cortesía de Nico Muhly, por cierto, que consolida también su rol de gran mediador entre el circuito clásico y el submundo indie– y de las melodías con las que trabaja el músico islandés. Piezas breves, de tres y cuatro minutos, sin largos desarrollos, y algunas con su propia introducción, nudo y desenlace. Es una huida hacia no se sabe dónde exactamente, pero que nos hace pensar más en Craig Armstrong, y su capacidad para aglutinar en una misma fórmula aires de banda sonora solemne y trascendente y trucos pop, que en coetáneos de perfil más puro y ortodoxo. E incluso hay momentos, como en “Old Skin” o “A Sutter”, en los que no parece descabellado invocar el espíritu de las torch songs, con ese aire solemne bañado en arreglos de cuerda melodramáticos marca de la casa, para tener clara la evolución de su sonido.

“Sudden Throw”, “Brim” o “Brims”, entre otras, mantienen muy a tono las constantes vitales de lo que había venido siendo la propuesta de Arnalds en estos años y dejan claro para tranquilidad de fans puristas que el cambio es matizado y poco traumático: retoques electrónicos, beats rotundos y texturas gélidas como contrapunto al uso minimalista de pianos o violines siguen llevando la batuta de sus canciones. Pero es en esas cinco partituras cantadas en las que el islandés pone a prueba su encaje y capacidad de adaptación a un medio más convencional, y aunque a veces corre el riesgo de caer en la trampa de la explotación de la épica por la épica, de la inercia emocional y grandilocuente que siempre acarrea la unión de elementos sonoros como la clásica y el pop vocal, el resultado es ejemplar e indicativo sobre cómo puede crecer y expandirse su discurso en los próximos años. Arnalds ha crecido en todos los sentidos. Y “For Now I Am Winter” es su convencido, vibrante y atrevido manifiesto.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar