Flumina Flumina

Álbumes

Fennesz + Sakamoto Fennesz + SakamotoFlumina

8.1 / 10

Fennesz + Sakamoto  Flumina COMMONS

Inesperado lanzamiento con el que no contábamos a estas alturas de la temporada –de momento, tan solo disponible en Japón a la espera de que el sello Touch lo edite en el resto del globo–, “Flumina”, un doble CD formado por material íntegramente nuevo, recupera una de las colaboraciones artísticas más prometedoras y excitantes del panorama musical experimental del momento. Digo prometedora porque si bien Ryuichi Sakamoto y Christian Fennesz ya han compartido estudio en dos ocasiones previas, el álbum “Cendre” y el EP “Sala Santa Cecilia”, además de alguna coincidencia en directo, la sensación que han dejado ambas referencias es que de su unión todavía no ha surgido la grabación definitiva o, cuando menos, la que haga justicia al potencial de ambos. De la misma manera que de la dupla formada por el pianista japonés y Alva Noto sí tenemos la percepción de que la fórmula ha tocado techo y ha exprimido al máximo sus posibilidades, al dueto Sakamoto-Fennesz le queda recorrido y margen de mejora.

En ese sentido, “Flumina” ya sugiere muchas más cosas, interesantes la mayoría, que “Cendre”, por ejemplo. Su discurso conjunto todavía acusa la falta de confianza e interacción entre ambos, y eso se traduce en una fórmula muy respetuosa en la que parece que ninguno de los dos quiere asumir más protagonismo del debido para no pisar la aportación del otro. Y también sospecho que al lado de Alva Noto, por aquello de que la confianza da asco, Sakamoto se siente más liberado o habilitado para improvisar a su aire, mientras aquí su campo de batalla puede parecer más acotado y comedido. Pero incluso así el proyecto ha ganado calidez, intensidad y profundidad, como si poco a poco se fuera rompiendo esa timidez y se encontrara el cruce de caminos idóneo entre sendos discursos.

Fennesz está más presente que Noto, por ejemplo, y adopta un rol muy activo en todo el recorrido. Sus nebulosas de ruido disipado ejercen de telón de fondo, pero también de leitmotiv argumental, de las canciones, marcando su tono y tempo, envolviéndolas con delicadeza, es mucho más participativo. Y es en medio de sus chorros gaseosos donde aparece, con la sutileza y el candor nipón habitual, el piano de Sakamoto. Un Sakamoto quizás menos aventurero y explorador que el de “Vrioon” o “Summvs” pero más melancólico y sensible, como si sacrificara el espíritu de improvisación de estos proyectos para conseguir un efecto más emocional. Directa o indirectamente, haya ejercido de influencia o no, haya o no coincidencia temporal entre los hechos y la grabación del disco, la tragedia del 11 de marzo sobrevuela constantemente en unas partituras afligidas que revelan una atmósfera turbia, tensa, de absorbente tristeza. Y ahí es por donde “Flumina” acaba conquistando y seduciendo al oyente. A pesar de su excesiva duración y, quizás como consecuencia de esto primero, del aspecto lineal y monótono del contenido, que requiere escuchas dosificadas y a conciencia, su fuerza emotiva es tan poderosa y evocadora que acaba convirtiendo el álbum en el título más sólido y conseguido de cuantos han orquestado juntos hasta la fecha.

David Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar