Flight Muzik Flight Muzik

Álbumes

DJ Diamond DJ DiamondFlight Muzik

7.4 / 10

DJ Diamond  Flight Muzik PLANET MU

Hace un año, por estas fechas, en Planet Mu comenzaba un plan particular de expansión mundial de ese sonido del underground de Chicago que conocemos como juke o footwork. Se editó el primer álbum de DJ Nate –una colección de fragmentos utilizados por los DJs de la windy city en las batallas de baile de los suburbios negros–, más tarde aparecieron más 12”s o álbumes firmados por DJ Rocc, DJ Rashad y otros protagonistas de este movimiento con raíces en el booty house y el hip hop, y justo antes de concluir 2010 se publicó una gran antología del juke bajo el título de “Bangs & Works Vol. 1”. Durante este año en curso parece como si la cosa se hubiera tranquilizado –algo que era de esperar, la calma después del hype–, pero entre el aviso de un segundo “Bangs & Works” para finales de otoño y este primer álbum para el mercado europeo de DJ Diamond –Karlis Griffin, 24 años, veterano en los círculos del juke con diez temporadas de trayectoria y líder del grupúsculo de DJs-productores llamado Flight Muzik, en homenaje al cual se titula este disco–, parece que la cosa se vuelve a animar.

El momento de atención que vivimos en los meses de septiembre-octubre-noviembre del año pasado posiblemente ya no lo recuperemos más. El juke es un género con unas reglas rígidas que difícilmente puede evolucionar más allá de cierto punto de no retorno, y cuyos recursos expresivos son limitados. No es correcto decir que una vez escuchado un artista ya los tienes escuchados a todos, porque hay matices profundamente diferenciales, pero sí es cierto que esta línea editorial de Planet Mu acabará agotándose algún día. Pero hoy no es ese día. DJ Diamond es un artesando eficiente y sabe sacarle un buen partido –desde principios minimalistas– a los materiales con los que cuenta. Los dieciséis cortes de los que se compone “Flight Muzik” son muy distintos a los que antes habíamos escuchado de DJ Nate o DJ Rocc, que tienen su punto de partida en el hip hop neonizado del dirty south y en el electro, y diametralmente opuestos a los de DJ Rashad, que corta sus samples de discos de soul y R&B. DJ Diamond es mucho más violento y concentrado. Su punto de partida está en el hip hop aguerrido –parece más de Nueva York que de Chicago, como si le gustara extraer migajas de voz de rapeados de M.O.P. o Method Man antes que de Common, que sin embargo, del mismo modo que Kanye West, es una de las influencias innegociables de su educación musical–, y a partir de ahí compone bases secas, formadas por una caja de dos golpes, un beat con sonido hueco y un juego de tensiones entre microsamples de voz y riffs que crean un punto enervante, como si fuera música de lucha o de guerra. En momentos como “Torture Rack” se nota una asfixia molesta, las ráfagas de sintetizador son cortantes, se percibe una sensación de masculinidad al límite como en muchos discos de heavy metal, hardcore o incluso gabber –sólo hay que escuchar “Decoded”, con lo que parecen solos de guitarra y un bombo que golpea a mayor velocidad de la que se usa en la escena juke.

“Flight Muzik” es un disco que desmonta, una vez más, la idea de que el juke es un estilo condenado a agotarse a corto plazo –siempre y cuando se entienda por “corto plazo” un año y poco más–. En el underground ha sobrevivido, en silencio y protegido de la atención de oídos como los míos y los tuyos, durante casi una década, y eso no ha impedido su crecimiento y desarrollo en busca de nuevas fórmulas de creación. Y en un año, el que va del debut de DJ Nate a este de DJ Diamond, quizá el juke se haya vuelto un asunto más introspectivo y fiero, menos de fiesta y más de batalla. Quizá. Pero ya es un cambio.

Robert Gras

“Wreckage”

“Decoded”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar