Fingerpointing Fingerpointing

Álbumes

The Red Krayola The Red KrayolaFingerpointing

7 / 10

DRAG CITY / POPSTOCK!

Desde que David Grubbs lo rescatara a principios de los noventa, el sexagenario Mayo Thompson ha venido afrontando su tercera edad con más actividad que muchos su primera. Los discos de The Red Krayola siempre se han tambaleado sobre la cuerda floja, aportando como nadie nuevas ideas a los esquemas del pop, pero a menudo perdiéndose en el laberinto de la abstracción. Eso sí, si hablamos de experimentación, no nos queda otra que aplaudir su genio. En el terreno de la música popular pocos como él pueden presumir de hacer un correcto uso del término.“ Fingerpointing” es un disco resbaladizo. Se escurre por los dedos, patina entre las neuronas, convoca cierto interés por su talante inaudito y asume sus riesgos retando constantemente a la paciencia del oyente. Algunos lo entenderán como una broma sin gracia, como un juego de locos, y sólo unos pocos aceptarán las esquivas reglas de un viejo aislado de una escena (la musical) con la que poco o nada tiene que ver. “ Fingerpointing” añade unas escuetas bases electrónicas a sus habituales “estructuras desestructuradas”. En principio no parece su elección más afortunada. Sobre todo, si aún tenemos en la retina las magníficas canciones de Introduction (su disco de 2006), en las que las cuerdas de su guitarra guiaban el camino hacia lo imprevisible. Pero las melodías juguetonas siguen estando ahí, igual que el registro inocente de su voz y esos trazos cubistas que debe imaginar cada vez que se pone a escribir una canción. Y es que el caso de Mayo Thompson no anda muy lejos del de otro ermitaño ilustre como Don Van Vliet. De hecho, Captain Beefheart y The Red Krayola fueron dos artistas plásticos que un buen día perdieron sus pinceles y se vieron obligados a pintar con sus guitarras.

César Estabiel

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar