Finally Famous Finally Famous

Álbumes

Big Sean Big SeanFinally Famous

7.5 / 10

Big Sean  Finally Famous GOOD MUSIC-DEF JAM

Rapper joven se hace un nombre en la escena gracias a sus mixtapes, auténticos acontecimientos tanto en la esfera mainstream como en el circuito independiente. Acto seguido, y consciente del runrún que despierta el nuevo gato, un artista consolidado y reconocido lo apadrina, lo ficha para su sello y lo integra en su entourage. Crecen las expectativas ante un disco de debut que se hace de rogar y se retrasa más de la cuenta. Y finalmente aparece la puesta de largo, que provoca decepción entre los integristas del universo mixtape y sensaciones encontradas entre la crítica. ¿Qué, les va sonando, no? Lo hemos vivido antes, no hace mucho, con Drake y su “Thank Me Later”. Y parece que ahora se repite la historia, casi punto por punto, con el rapper de Detroit Big Sean. Las conexiones incluso son puramente musicales: flow casi idéntico, personalidad pareja y objetivos sonoros de características muy similares.

A “Finally Famous” le pasa prácticamente lo mismo que a “Thank Me Later”: estaban destinados a convertirse en los iconos discográficos generacionales de esta década, pero en la práctica deben conformarse con ser discos importantes de su momento pero con fecha de caducidad muy clara. En el caso que nos ocupa, pocos podrán discutir su candidatura a álbum del verano, pero dentro de unos cuantos meses es probable que su impronta se haya desvanecido y nadie se acuerde ya de su impacto. Y también comparten puntos flacos: por un lado, la crónica excesivamente autocomplaciente e indulgente del ascenso al éxito y al dominio del mundo, convertida en un monotema condenado al desgaste y la repetición casi paródica; en segundo lugar, la pérdida potencial de esa libertad creativa que mostraban sus mixtapes, en ambos casos superiores a su salto multinacional; y por último, el empeño no siempre efectivo en dar con un discurso de consenso comercial, principal motivo de la irregularidad general de sendos proyectos.

Dicho esto, no todo son malas noticias, al contrario. Big Sean no tiene el talento ni el empaque lírico de Drake, es un MC con menos recorrido y posibilidades, y eso queda patente ya en los primeros minutos de viaje, pero tiene a su favor tres grandes argumentos. Por un lado, la excelente producción de No ID, que en su salto a las grandes ligas del pop-rap saca auténtico petróleo, con un sonido vigoroso y exultante que sabe cómo integrar los trazos soulful marca de la casa en un contexto comercial, melódico y francamente accesible, en clara consonancia estética con el rap hypebeast post ‘Ye. Grosso modo, así es cómo tendría que haberse presentado Lupe Fiasco con el infecto “Lasers” si lo que pretendía era abrirse a un público más amplio y no perder el respeto de sus seguidores. En segundo término, la facilidad que tiene Big Sean y todo su equipo –excelentes cameos de The-Dream, Kanye, John Legend o Dwele, entre otros– para facturar canciones redondas: entre algunos momentos de mediocridad surgen píldoras irrefutables como “Memories Pt. 2”, “Livin’ This Life”, “Marvin Gaye & Chardonnay” o “My Last”, que justifican por sí mismas la existencia de este debut. Y por último: “Finally Famous” es una más que lucida y convincente representación del hip hop de 2011. Guste o no, el género transita esta senda con paso firme y sigue buscando nuevas estrellas que afiancen su vigencia, y en ese sentido estamos ante un álbum dispuesto a estampar su nombre en la crónica más glamurosa y exultante de la temporada.

David Broc

Finally Famous by Big Sean

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar