Field Drawings Field Drawings

Álbumes

Ryan Teague Ryan TeagueField Drawings

7.6 / 10

El compositor británico Ryan Teague, que empezó su carrera musical en 2005 de la mano del sello Type Records, es otro integrante ilustre del entorno neoclásico europeo que ha empezado a hacer carrera fuera de los márgenes habituales del circuito. Sus canciones han sonado en anuncios de Powerade o Subaru, han acompañado documentales de la BBC e incluso han musicado potentes campañas de reclutamiento de los Royal Marines, y si uno echa un vistazo a todas estas colaboraciones –disponibles en su web– rápidamente se dará cuenta de que sus partituras han nacido para esto. Tienen capacidad evocadora, sentido controlado de la épica y misterio cinematográfico, además de una claridad e inmediatez compositiva que le aleja de la línea más experimental y aislacionista y que le acerca al gusto de un consumidor menos especializado.

De hecho, “Field Drawings”, su cuarto álbum, el primero para Village Green, es, con diferencia, su grabación más accesible y exportable, la que puede posicionarle con más fuerza que nunca en las agendas de publicistas, directores de cine y productores de televisión. Y buena parte de culpa en esta evolución hacia territorios más nítidos la tiene la adopción consciente y nada disimulada de un discurso de herencia minimalista con una irresistible proyección melódica. El punto de partida es “Music For 18 Musicians” de Steve Reich, sobre todo en esa idea de progresión rítmica mediante la repetición de notas, pero con un sentido pop bastante más agudizado, como si esa vieja idea del metrónomo sonoro estuviera actualizada con la intención de ser más inteligible y abordable para el público.

“Shadow Play”, “Prime Movers”, “Cell Cycle”, “Neo” o “Cascades” giran alrededor de esta premisa, y aunque puedes tener la sensación en algunos momentos de que el discurso da vueltas sobre una misma idea, Teague escapa de la reiteración y la monotonía con recursos interesantes y funcionales. En “Cadastral Survey”, por ejemplo, insiste en esta estructura repetitiva, pero cambia el piano y los teclados por arreglos de cuerda y le da otro aire a la composición; en “Tetramery”, la pieza más nymanesca del recorrido, integra piano y cuerdas en una misma fórmula, cohesionada y trepidante; y en “Anesidora” o “Tableau III” recupera ese poso ambient que tenía más protagonismo en sus dos primeros álbumes y que parecía olvidado. En conjunto, se puede llegar a pensar que “Field Drawings” no descubre nada y que es otro título más que añadir a la larga lista de grabaciones de piano minimalista, pero cuidado porque su previsible gracilidad y precisión rítmica viene acompañada de un plus a tener en cuenta: su atractivo y ejemplarizante latido pop.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar