Feel It Break Feel It Break

Álbumes

Austra AustraFeel It Break

7.8 / 10

Austra  Feel It Break

DOMINO

Liderados por la carismática Katie Stelmani, el trío canadiense Austra vienen a llenar de tinieblas los cielos haciéndose valer de una música completamente opuesta a la luminosidad que predomina en las exportaciones de su país a través de grupos como Arcade Fire, The New Pornographers y Owen Pallett. Son unos auténticos enamorados de la vertiente más sombría del pop sintético de los años ochenta, de esa etiqueta conocida como darkwave. Pero las influencias de la banda van desde los primeros Depeche Mode, haciendo un alto en el camino en Cocteau Twins, hasta llegar a formaciones más actuales como The Knife y su apéndice, Fever Ray. Karin Dreijer es, sin lugar a dudas, la más evidente, aunque hay quien ha querido comparar la personalidad magnética de Katie con la de su tocaya Kate Bush que, casualidades del destino, la misma semana en la que aparece “Feel It Break”, el debut de los norteamericanos, sale de la guarida donde estaba cobijada desde 2005 para ofrecer una colección de reinterpretaciones de sus clásicos.

Stelmanis, muchos años antes de crear este grupo junto al bajista Dorian Wolf y la batería Maya Postepski, empezó su formación musical uniéndose al Coro Infantil de Ópera de Canadá, donde aprendió a tocar la viola y el piano y a modular su característica voz. ¿Qué fue, pues, lo que le hizo pasar de los sonidos más clásicos a los de cariz industrial? Nine Inch Nails. Escucharlos lo cambió todo y, así, con el tiempo, nació esta oda a la oscuridad. El debut se abre con “Darken Her Horse”, que regala unos teclados que pretenden invocar a deidades ya olvidadas. Mismos propósitos persiguen en “The Noise”, en la que literalmente resuenan ecos a la gélida electrónica de Zola Jesus. Suben el tempo con “Lose It” (ese estribillo “Don’t wanna lose you / I never knew you” es una joya). Una canción que podría haberse incluido en uno de tantos recopilatorios de la época junto a temas de Japan, Ultravox y Yazoo sin desentonar. Sorprende el contrapunto disco de “The Future”. Como unos Hercules & Love Affair con cardados de pelo y sobredosis de sombra de ojos negra. Su primer sencillo, “Beat And The Pulse”, de factura minimalista, es donde mejor se se observa la profunda huella que ha dejado Trent Reznor en la música de Austra.

“The Choke” convoca a los Depeche Mode de mediados de los ochenta y en medio de la regresión al pasado la vocalista se transforma en Siouxsie Sioux. Siguiendo por esos senderos vocales, con los manidos “Ouuhooo”, “Hate Crime”, te deja embobado con esos cambios de ritmo y unas melodías más luminosas de lo que nos tienen acostumbrados y tetele transportan a la pista de baile mientras te das cuenta de que la voz que escuchas es la de una artista privilegiada. Comparten siempre protagonismo con la inexpugnable presencia de la canadiense unos teclados MIDI que en ningún momento suenan desfasados. “Feel It Break” pretende conjugar lo clásico con lo moderno y lo consigue en ese sobrecogedor cierre, “The Beast”, en el que Stelmani se sienta al piano para demostrar de qué le sirvieron esos años en la academia musical. Asoma en la pieza el reverso tenebroso de Antony Hegarty.

Quizá Austra pequen de querer parecerse demasiado a sus referentes y no se desmelenen tanto como hubiésemos querido vistos los precedentes. Se vuelven algo reiterativos en el recurso de la oscuridad como temática central de sus letras. Pero es innegable el poder de seducción (palpable en videoclips, imágenes promocionales y las propias canciones) de Katie Stelmani, una nueva diva de la noche. Como se descuiden Nika Roza Danilova (Zola Jesus), Tamaryn y compañía, pronto les robarán el cetro.

Álvaro García Montoliu

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar