My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky

Álbumes

Swans SwansMy Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky

8.1 / 10

Swans My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky

YOUNG GOD

Lo mejor de enfrentarse al regreso de los Swans, el rigor periodístico manda, es disponer de una buena razón para desempolvar discos como “Filth” (1983) o “Cop” (1984). Porque “Filth” y “Cop”, y el complementario “Young God EP” (1984), son como las películas de Michael Haneke: obras que no permiten un acercamiento casual. Su contenido es demasiado intenso, demasiado terrorífico para pasar por meros pasatiempos. Los dos primeros álbumes de los Swans no se escuchan: te enfrentas a ellos. Y si sobrevives sin demasiados daños colaterales, descubres que el paso del tiempo apenas ha hecho mella en su formidable carga de energía oscura. Casi tres décadas después, “Filth” y “Cop” siguen siendo dos cumbres del extremismo musical. Otros muchos las han intentado conquistar a posteriori con las misma armas – Unsane, Godflesh, Today Is The Day, por mencionar sólo a algunos–, pero su valor trasciende lo meramente formal, puesto que es en su sinceridad, en su furia ciega, donde radica su verdadero poder.

Justamente sería la atemperación de esa rabia, su canalización y sofisticación, lo que definiría la segunda etapa de los Swans, siempre bajo la dirección de Michael Gira. “Holy Money” (1986), “Children Of God” (1987), “The Burning World” (1989) y todos los trabajos que les seguirían hasta el final “Soundtracks for The Blind” (1996), con la implementación cada vez más notoria de instrumentos acústicos, pomposidad épica y la presencia omnisciente de Jarboe –pareja de Gira y, para el sector duro de los fans, la Yoko Ono de la banda neoyorquina–, establecen una línea de progreso que no agradaría por igual a todos los seguidores del grupo. Siempre los hubo con la esperanza de una vuelta a la brutalidad “Filth” y “Cop”. Retorno que siempre fue posible, dada la volatilidad de Gira, pero que nunca sucedió.

¿Es, pues, “My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky”, primer disco de los Swans en trece años, ese retorno a las esencias? Sí y no.

Sí, porque de nuevo asoma la tensión emocional de las primeras grabaciones, menos pulida de lo previsible a estas alturas –ni Gira ni la mayoría de sus secuaces vuelven a cumplir los cincuenta– y, sobre todo, porque la pomposidad de sus últimas entregas –ni rastro de Jarboe– da paso ahora a una épica crepuscular y excelentemente mesurada, de dimensiones grandiosas cuando es necesario – “No Words / No Thoughts”, “Jim”, “Inside Madeline”– y formato crudo y directo cuando las situación lo impone – “Reeling The Liars In”, “My Birth”, “You Fucking People Make Me Sick”, “Eden Prison”–. Y no, porque los Swans –o Michael Gira, que para el caso es lo mismo– es una entidad inteligente y evolutiva, poco conformista con su propia creación, y sigue buscando el registro que mejor se adapta a sus inquietudes, picoteando en este caso en el country y el folk sin por ello sacrificar un ápice de su abrasiva personalidad.

Así pues, “My Father Will Guide Me Up A Rope To The Sky” es mucho más que el disco de reunión de los Swans. Si tan sólo fuera eso, con un par de guiños aquí y allá ya nos habríamos dado por satisfechos. Es, en cambio, un magnífico trabajo a cargo de un grupo al que más vale escuchar con atención antes de fijarse en su nombre.

Oriol Rosell

Swans - You Fucking People Make Me Sick Swans - Reeling The Liars In

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar