FabricLive 63 FabricLive 63

Álbumes

Digital Soundboy Soundsystem Digital Soundboy SoundsystemFabricLive 63

7.4 / 10

André Williams, más conocido como Shy FX, es lo que en argot mafioso se conocería como padrino: fue de los primeros músicos en grabar un tema jungle, “Jungle Love” (Permission To Dance, 1992) y posteriormente pasó a ser productor y promotor de artistas de los géneros que fueron llegando. Por su sello Digital Sound Boy, que ya ha cumplido siete primaveras, han pasado artistas como Benga o Skream. Incluso Burial asomó su nariz: fue en el excelente LP “Foundation” de su socio Breakage (2010). Y no sólo se ocupa del dubstep y sus hijos estilísticos, sino que también lanza material drum’n’bass, como vamos a ver en estos 70 minutos de sesión a seis manos.

Para este nuevo volumen de FabricLive, el capo de Digital Soundboy se junta con B. Traits y Breakage añadiendo al nombre de su label este “Soundsystem” que nada tiene de gratuito. Hay que decir que su abuelo, Count Shelly, un jamaicano emigrado a Londres, fue propietario de un pequeño sello discográfico y de uno de los sound systems más poderosos que había en la emergente escena reggae británica de principios de los 70s. Ya de familia ha mamado toda la cultura de los soundclashes, una de las herencias más importantes de la música jamaicana en la bass music, que, dicho sea de paso, pronto llegará a ser para Gran Bretaña el equivalente de lo que el reggae fue para la isla caribeña. De hecho, mimetizando los grandes combates entre selectahs de Kingston, un joven polluelo como Magnetic Man besó la lona hace poco en una clash épica de dubstep contra el amigo Shy. Y hay hambre de derrotar a muchos más: se huele el canguelo. Preparémonos, pues, para una sesión de bajos de las que ocasionan taquicardias, con una selección desprejuiciada y también muy fiestera.

La primera parte comienza de manera elegante con un clásico, “Funkier Than A Mosquito’s Tweeter” de Nina Simone, y se adentra en todos los estilos posibles de la familia bass: desde el bassline de Dismantle con su enervante “Warp” hasta el grime del “Silo Pass” de Bok Bok. O bien desde el hardcore puesto al día del “Hex” de Pangaea al garage casi tribal del “Heavy Water Riddim” del pionero Zed Bias . Tampoco tienen escrúpulos en acudir al dubstep más macarra: el tema “Filth” de Skream y su tartamudeo wobble, o a la horterada kuduro de “Hangover (BaBaBa)” de los Buraka Som Sistema.

La recta final de la sesión se acelera hasta llegar al drum’n’bass. Se ha hablado mucho del revival masivo que se avecina, pero antes de pasear el cadáver en la procesión bien vale la pena tomarle el pulso, pues en el momento más insospechado podría mordernos en la yugular. Y es que gracias a la tozudez de los productores y de un público que se renueva, el género se mantiene vivo, como ya recordamos aquí al hablar de las aventuras autechrianas de Consequence o del oscurísimo FabricLive de Kasra. Aquí no hay mucho de eso, más bien pepinos ultrasónicos influenciados por el dub y el reggae, con los que comprobamos la buena forma de veteranos como Die (el de Reprazent, sí) produciendo dubs magnéticos o riddims acelerados – “Firing Line” es el Diwali en versión rave–. No faltan tampoco chavales nuevos como Benny Page: gran transición del “Pass The Dutchie”, de Musical Youth, esa versión one hit wonder y reggae de los Jacksons, a su banger “Pass The Kouchie”. En general, jungle de vieja escuela con producción new school –nada de amen breaks, todo mazazos rítmicos muy compactos–. No falta una relectura a velocidad ultrasónica del hit reggae-pop del año pasado, “Hold You”, de Gyptian, a cargo del mismo Shy FX.

En cuanto a los specials –es decir, temas de otros artistas personalizados para ellos, otra vez la herencia de los sound systems jamaicanos– tenemos a Dizzee Rascal cambiando el estribillo de su “Sirens” por “I can hear the Soundboy comin’”, quizás devolviéndole la cortesía a Shy por su participación en “Maths + English” (XL, 2007). Y todo este desmadre se cierra con el clásico “Original Nuttah” de Shy FX, avisando a los jóvenes aspirantes que se atrevan a subir al ring que a 20 años de KOs técnicos le pueden seguir unos cuantos más. Soundboy sigue en forma.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar