FabricLive 49 FabricLive 49

Álbumes

Buraka Som Sistema Buraka Som SistemaFabricLive 49

8.1 / 10

Buraka Som Sistema  FabricLive 49 FABRIC

Ya son muchos años oyendo hablar del inminente despegue de África en el fútbol. Selecciones como Nigeria o Camerún dan canguelo cada vez que te las cruzas en una fase final de los mundiales, da igual que seas la España que no pasa de cuartos o la pentacampeona Brasil. Sin embargo, ese despegue no acaba de llegar. Dicen que este año, que el Mundial es en Sudáfrica, es el del fútbol africano. Pero por mucha rabia que nos dé o por muy triste que sea, sin pasta en esta vida no se pueden hacer Grandes Cosas (con mayúsculas). Y es que George Weah no hubiese sido Balón de Oro de no jugar en el Paris Saint Germain; o Eto’o no estaría donde está si no se hubiese criado en la cantera madridista. Bien, pues con la música electrónica africana pasa exactamente lo mismo. Si los integrantes de Buraka Som Sistema no hubiesen estado en Lisboa, ahora mismo el kuduro lo conocerían los cuatro gatos que sintonizaban con la parabólica la extinta MCM Africa o los outsiders que se pasean por la sección “músicas del mundo” de FNAC. Es triste, pero funciona así. Por eso, Dios os bendiga, Diplo, DJ /rupture y demás removedores de la mierda étnica que circula por el mundo. A vosotros y a vuestro culo inquieto.

Así que, cuando la gente rabia al ver cómo Cuatro mercadea en el ringtone business con “ Kalemba (Wegue Wegue)”, a mí me da la risa de malvada satisfacción ¿Quién iba a decir hace dos años, dando saltos en el Sónar de día, que los lusos se iban a llenar los bolsillos a costa de royalties pagados por Prisa? Nadie. Sin embargo, hay que reconocer que esta pisada en el circuito comercial es un signo de que el material propiciado por la banda hasta el momento ya no se puede exprimir más. Conscientes de ello, BSS aprovecha la oportunidad que le brinda Fabric para gritar al mundo: “oigan, que nosotros antes ya éramos mezcladores y no se nos daba del todo mal”. Pues esta pandillita de raveros empezó montando sound systems en Lisboa, no haciendo música. Quizás el proceso creativo cueste más de llevar a cabo (quizás no… eso nos lo demostrará el tiempo y un hipotético segundo trabajo). Con este “FabricLive 49” es posible que aspiren a llamar la atención de los responsables de booking de los grandes clubs mundiales y vivir de pinchar una temporadita hasta que vuelvan a crear otro “Wegue, Wegue”.

Dejemos aparte las intenciones intrínsecas por un momento para pasar a analizar una playlist que peca un poco de egocéntrica; en casi un tercio de los temas aparece el nombre de Buraka Som Sistema, ya sea como creadores o como remezcladores. No obstante, también hay hueco para un conjunto de nombres que podrían conformar la elite de la “world music” del siglo XXI: Sizzla, Nova Lima, la superstar angoleña DJ Znobia, habituales de los recopilatorios Funk Mundial como Ku Bo o nuevas promesas de este campo como Douster y su remix del tema “ Afro Nuts” de Yolanda Be Cool. No todo podía ser exotismo, y en una brillante maniobra comercial BSS han incluido sonidos más cercanos y urbanos como el dubstep de Skream y de Stenchman –que remezcla el tema “ General” de los protagonistas– o el hip hop “made in Atlanta” de Crime Mob. Y el puente entre estos dos mundos lo construye la casa Mad Decent, que redondea la sesión con la presencia del pelotazo “ Hey” de Diplo con Laidback Luke o del inventor del “ dubblestep L-Vis 1990. Bonita manera de dotar de unidad a la sesión a la vez que agradecer al ¡Oh! Todopoderoso Señor Diplo los servicios prestados en el pasado. En conjunto es una sesión salvaje, potente, con subidas de tensión, bajadas de ritmo, redonda, versátil y contundente. Algo a lo que ya nos tienen más que acostumbrados la gente de Fabric con sus CDs.

Sin embargo, si este “FabricLive 49” trascenderá de alguna manera en la historia de las compilaciones es porque pone de manifiesto que la música electrónica ya no sólo es cosa de Europa, Norteamérica y la Asia más desarrollada –como el fútbol…–. Buraka Som Sistema nos deja una sesión que, además de demostrar su talento como creadores, selectores y mezcladores, tiene moraleja: con un poco de capital, África, con su herencia folklórica, puede tomar las pistas de baile en cualquier momento. Como el Mundial lo gane una selección africana, el año que viene veo a Omar Souleyman chapando el Sónar de noche… Y yo ¡tan contenta!

Mónica Franco

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar