FRKWYS vol. 7 FRKWYS vol. 7

Álbumes

Borden, Ferraro, Godin, Halo & Lopatin Borden, Ferraro, Godin, Halo & LopatinFRKWYS vol. 7

7.4 / 10

RVNG INTL.

Esta colaboración a cinco bandas se ha estado gestando a lo largo de dos años y en tres momentos muy diferenciados. La primera etapa tiene lugar a finales de 2009, cuando el sello neoyorquino Rvng Intl., hasta entonces un centro de agitación del post-punk bailable, se hace eco de la asombrosa buena prensa que estaban recibiendo los paisajes electrónicos de Daniel Lopatin –ya saben, Oneohtrix Point Never– en el underground y se le encarga empezar a trabajar en material para la serie FRKWYS, orientada hacia los lenguajes experimentales y en cierto modo académicos. En una reunión con la gente de Rvng, Lopatin sacó a colación su fanatismo por ciertos creadores olvidados del ambient americano, y en especial el de David Borden, un sintesista en la línea de otros músicos olvidados –y hoy recuperados gracias a los esfuerzos excavadores de la nueva juventud hipnagótica– como Michael Stearns o Steve Roach, generalmente despreciados por ser new age, aunque no más que, por ejemplo, artistas respetados como Harold Budd. Borden trabajaba en dos líneas muy coordinadas entre sí: el sintetizador como una vía de extraer sonido electrónico espeso y envolvente, y la glorificación de la naturaleza, y en aquella reunión Lopatin ya expresó su deseo de trabajar con él. Al ponerles en contacto, se sumaron al equipo Laurel Halo, James Ferraro y Sam Godin –esta es la segunda etapa– y en el verano de 2010 coincidieron todos para improvisar en largas jams que les ocuparon varios días –concretamente en los Atlantic Sound Studios de Brooklyn– y de las que nació el material de este disco que ahora nos ocupa.

Una vez editado el resultado y aprovechado lo mejor, “FRKWYS vol. 7” se añade como un título imprescindible a la actual corriente de reivindicación de la vieja new age de efecto extático en la que la avanzadilla cósmica anda enfrascada actualmente, una vez (casi) agotados los recursos de inspiración y flotación que proporcionaba el legado de los kosmische courieres alemanes. Esto quiere decir que las cinco piezas del vinilo (más una extra en la edición en CD) ni siquiera guardan un pulso rítmico interior como en las odiseas para sintetizador y secuenciador en la línea de Klaus Schulze o Ash Ra que se localizan en ciertos discos de Emeralds o en el “Last American Hero” del propio Ferraro; al contrario, son atmósfera sin destilar, una acumulación de capas de textura ingrávida que abundan en la confusión todavía vigente entre new age a la manera de Roach o Iasos y el ambient moderno tal como lo re-codificaron Global Communication en el mítico “76:14”.

Supongo que la barrera entre bueno y malo estará en la carga subyacente de esoterismo y misticismo que respire cada disco particular. “FRKWYS vol. 7” no se presenta, en ningún caso, como un trabajo orientado a la meditación trascendental, sino como un ejercicio de improvisación según las leyes de la vanguardia académica –aunque con un resultado algodonoso que parece indicar una conexión con los espacios naturales gigantescos, como desiertos y praderas, antes que con ideas abstractas de la mente, sin forma ni lugar en el tiempo–. “Internet Gospel pt. 1” es, posiblemente, el corte en el que el quinteto de synth-masters más fuerza las costuras de su ejercicio, al filtrar sonidos como de ocarina y vientos –como si fuera el soundtrack de un documental sobre la magnitud y belleza del Gran Cañón del Colorado–, pero en conjunto este ambient se va haciendo pesado a cada minuto que pasa, cada vez más granular e incómodo hasta llegar a “Twilight Pacific”, la conclusión a más de 40 minutos de miasma linear, espesa y, aunque no sea lo que pretenda, tremendamente relajante. Quién lo iba a decir: tras años y años de ataques y burlas sin piedad, con artefactos así se consigue que, en 2011, la new age regrese al presente con aura cool.

Robert Gras

“Twilight Pacific”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar