FAC. Dance 02: Factory Records 12" Mixes & Rarities 1980-1987 FAC. Dance 02: Factory Records 12" Mixes & Rarities 1980-1987

Álbumes

VV AA VV AAFAC. Dance 02: Factory Records 12" Mixes & Rarities 1980-1987

7.9 / 10

La historia de Factory está más que bien documentada; su romántica manera de entender la industria musical, las alegrías y penurias del club Hacienda y las desventuras de su carismático impulsor, Tony Wilson, forman parte del imaginario de cualquier aficionado a la música independiente que se precie. Aún así, cuando uno piensa en el output musical del sello es fácil quedarse en la superficie. Al fin y al cabo, la sombra de Joy Division, New Order o incluso Happy Mondays es demasiado alargada para no oscurecer a cualquiera que se ponga a su vera. La edición el año pasado de “Fac. Dance: Factory Records 12" Mixes & Rarities 1980-1987” a cargo de Strut tenía, pues, un doble componente reivindicativo; por un lado reclamar la importancia de la música de baile en el ethos de Factory y por el otro poner el foco en bandas de popularidad limitada (al menos en comparación con gigantes como los citados anteriormente). La segunda parte llega ahora ofreciendo una perspectiva similar pero introduciendo algunos matices.

La razón al cambio de enfoque lo encontramos entre bambalinas. Si ese primer volumen fue comisariado por el DJ y escritor Bill Brewster, esta vez el encargo recae en James Nice, el que fuera responsable de la división belga de Factory y hoy en día comandante en jefe del sello de re-ediciones LTM. Mientras Brewster, haciendo honor a su condición de DJ y estudioso de la cultura de club, supo mostrar la huella que dejó el sello en la por entonces emergente escena de clubs británica, Nice hace valer su profundísimo conocimiento del fondo de catálogo de la marca para presentar una selección mucho más centrada en desenterrar rarezas y joyas perdidas que, en la mayoría de los casos, gozaron de una exposición mucho menor que los tracks escogidos en la primera entrega. Más allá del componente reivindicativo, sus elecciones sirven, también, para poner sobre la mesa la en ocasiones obviada amplitud estilística del sello.

A pesar de esta vocación de rastrear los rincones ocultos, Brewster no se olvida de buques insignia como A Certain Ratio, probablemente necesarios para contextualizar el recorrido de un modo adecuado. Al fin y al cabo, esa fusión del funk con estilos “fríos” como el post-punk o la música industrial que caracterizaba el sonido de la banda y que tan bien representan “The Fox” y “Lucinda” fue una de las aportaciones más distintivas de Factory. La inclusión de “Moody” y “You're No Good” de las neoyorquinas ESG puede parecer contradictoria en primer lugar (no son precisamente rarezas), pero el hecho de que fueran producidas por Martin Hannett en cierto modo lo justifica. También hay espacio para un corte de The Durutti Column, el grupo maldito por excelencia y uno de los que mejor encarnó el espíritu de la plataforma.

El resto del trayecto se basa en producciones obscuras que, a pesar de su naturaleza subterránea, sirven igualmente para entender la dimensión del legado del sello y su mirada transversal a la mayor parte de manifestaciones del underground musical de la época. Así pues, encontramos desde las derivaciones cold-wave de Minny Pops y Thick Pigeon al synth-pop de Shark Vegas pasando por el electro-funk de 52nd Street, estos dos últimos con la particularidad de estar producidos por Bernard Sumner. Y es que a pesar de la ausencia de aportaciones de New Order, la sombra de la banda sobrevuela una gran parte del tracklist, ya sea produciendo otros cortes como el “Fate” de Nyam Nyam y sus reminiscencias italo o en forma de grupos paralelos como el fugaz ...Ad Infinitum que formaron Peter Hook y Lindsay Wilson (mujer de Tony Wilson), y del que aquí se incluye su única producción; una versión del “Telstar” de Joe Meek. El componente exótico está representado por el latin-jazz de Kalima o las aportaciones dub de Sir Horatio (detrás de los que escondían A Certain Ratio), los efímeros X-O-Dus y, sobre todo, el clásico rai “N'sel Fik” de Fadela, un corte de ciertos aires balearic que de algún modo resume el espíritu iconoclasta y la apertura de miras de un sello cuya influencia aún se percibe en multitud de plataformas actuales. Un documento imprescindible tanto para fans del sello como para aquellos que quieran ser sumergirse por primera vez en la historia de una de las manifestaciones discográficas más efervescentes que ha dado nunca el underground británico.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

sneakrs campout

Historias

La guía total para acampar delante de tu tienda favorita

Por fin sabes la fecha y el lugar donde van a vender esas sneakers que llevas viendo en Internet desde hace meses. Te las sabes de memoria, ...

leer más
Girl Talk

Actualidad

Aritmética musical: desmenuzando lo nuevo de Girl Talk y Freeway

Porque todo en la vida se puede condensar en un par de sumas y restas. Y porque la cultura de nuestros días no es más que una gran remezcla.

leer más
Tatutuadora hiperrealista

Actualidad

La tatuadora que no sabía mentir

Tatuadora, ilustradora y modelo: Ryabova lo tiene todo.

leer más
carapharrell

Actualidad

Cara Delevingne y Pharrell han grabado un temazo juntos

La modelo y el productor llevan ocho meses trabajando juntos

leer más
summer

Historias

35 diferencias de la vida a los veintipocos y a los treintaypocos

34. El único motivo por el que dejas de salir es...A los 20: Tener fiebre.A los 30: Bueno, prácticamente todo.

leer más
Christophe Tarkos

Actualidad

'Cuando sueño no pienso' o por qué todos los grandes poetas están locos

Un pequeño homenaje a este desconocido y delirante poeta francés.

leer más
Pyotr Pavlensky

Actualidad

Vuelve el mártir contra Putin

Para los mártires del arte político ruso, la apatía y la indiferencia de la mayoría de sus conciudadanos hacia las vulneraciones de derechos y ...

leer más
biciTOP

Actualidad

En esta ciudad noruega te pagan por ir en bici o caminar

Los policías de Lillestrøm no te dan el alto para que te pongas el casco, sino para darte pasta gansa en mano.

leer más

cerrar
cerrar