Extractes D'un Diari Extractes D'un Diari

Álbumes

Balago BalagoExtractes D'un Diari

8.3 / 10

Balago Extractes D’un Diari

FOEHN RECORDS

Si buscamos en el diccionario un concepto como melancolía urbana es probable que no tengamos éxito en nuestro objetivo. En realidad no existe definición ni categoría probable para encuadrarlo, pero todos más o menos sabemos a qué atenernos cuando lo sacamos a relucir. Cohabitan artistas, grupos, compositores y productores que parecen haber nacido expresamente para darle voz, imagen y sonido a esa idea. Burial, el Fennesz post- “Endless Summer”, M83, el Brian Eno más ambient, Cliff Martinez, Stars Of The Lid y un largo etcétera de figuras capturan en sus creaciones ese estallido de emoción íntima, interiorizada, casi en slow motion, desenfocada, y consiguen integrarlo en el contexto de una gran urbe y todos los desencadenantes sentimentales y personales que la caracterizan. Tienen el don de dibujar con mucha facilidad imágenes, sensaciones y momentos de soledad, cansancio, desconcierto y tristeza en el contexto de la inmensidad de granito y asfalto; ellos, y otros tantos, son los auténticos bandasonoristas del presente, los referentes que mejor saben ponerle sonido y audio a nuestro momento.

La banda catalana Balago pertenece, sin el menor género de dudas, a esta estirpe de nombres solitarios –curiosamente influencias reconocidas todas ellas por parte de su líder, David Crespo– que van por libre y que, sin tan siquiera pretenderlo, musican interminables viajes en autobús por grandes avenidas, paseos tensos e intranquilos por calles oscuras, amaneceres divisados desde la ventanilla de un taxi, paradas forzosas en gasolineras o tiendas abiertas las 24 horas o salidas postreras de jogging rabioso. En contra de lo que dicta la lógica, aquello de aprovisionarse de hits poderosos y bailables para incrementar el esfuerzo y la motivación, pocas experiencias podrán igualar este año a la de salir a quemar suela en plena oscuridad con “Extractes D’un Diari” en el iPod. Mezclemos endorfinas en plena ebullición, frío, transeúntes hundidos volviendo de sus trabajos, un ritmo aceptable por kilómetro y la modesta sinfonía ambient que plantea el grupo de La Garriga en su retorno y podremos dar con uno de esos instantes a retener en la memoria musical, como la primera vez que escuchamos “Untrue” en nuestro trayecto de regreso a casa tras una jornada infernal o como la primera vez que se nos ocurrió enchufar la banda sonora de “Solaris”, la de Cliff Martinez, para aislarnos del jolgorio etílico de un vagón de metro en una noche de viernes cualquiera.

Balago, o lo que es lo mismo, David Crespo, en esta ocasión acompañado por su hermano Roger y por Guim Serradesanferm, que ya militó en la formación en los dos primeros álbumes, siempre han sonado a eso, a melancolía urbana, pero en su nuevo disco esta sensación se ha intensificado. La banda venía de “D’Aquii”, durísimo ejercicio de terapia y redención personal de Crespo, que lo grabó en solitario, basado en el desarrollo frío, hermético y claustrofóbico de un ambient áspero de difícil acceso a pesar de su fuerte impacto emocional. Para el músico, que vive en un pueblo fuera de Barcelona, La Garriga, es probable que ese sea el álbum que más puede identificarse con el entorno, el hábitat y el día a día de Balago, pues ese gélido mantra de drones simboliza a la perfección el aislacionismo del autor durante su gestación, también de su lejanía respecto a un núcleo urbano como Barcelona. En cambio, “Extractes D’un Diari” propone un proceso notablemente distinto en relación a su predecesor, sobre todo en la adopción de una estructura sonora y expresiva más cálida, variable y orgánica. Sería difícil asegurar si esta reorientación se debe al regreso de Guim y la entrada definitiva en el proceso de grabación de Roger, que le dan más presencia instrumental y más protagonismo a los sintetizadores, o si se debe al hecho de que éste ya no es un disco para exorcizar demonios, lamentar pérdidas y narrar un hundimiento personal en toda regla, pero una cosa queda clara: el grupo ha vuelto a mudar la piel con éxito y ha sabido capturar, una vez más, la esencia de un momento musical y personal con el que no es nada difícil identificarse y encontrar cobijo.

En “Extractes D’un Diari” Balago recuperan el apoyo de algunos beats, inyectan más carga melódica a las canciones, juguetean con más ahínco con los sintetizadores y acaban transmitiendo más vida, cuerpo y músculo a su discurso. Y todo ello sin huir de ese círculo ambient-bandasonorístico en el que tan cómodos se encuentran ya desde los mejores pasajes de “El Segon Pis”, un segundo disco cuya estela vuelve a ser retomada aquí insistiendo en aquella idea de establecer una línea argumental a partir de fogonazos y chispazos de entre uno y dos minutos, todo lo contrario de las largas tomas de “D’Aquii”. No pretende serlo ni tan siquiera llega a serlo, pero en cierto modo este disco funciona como resumen y compendio de la personalidad sonora de David Crespo a lo largo y ancho de una década. El dominio meticuloso del drone y el ambient de “D’Aquii”, la capacidad de condensación emotiva de “El Segon Pis”, el inteligente uso de las melodías de “erm” y la ambición cinematográfica, evocadora, visual –a todas luces satisfecha, por cierto– de sus bandas sonoras para películas y obras de teatro, pero con algunas novedades incorporadas al enjambre: los devaneos cósmicos de algunos fragmentos del recorrido, sin estridencias pero con mucha intención y olfato; la sorprendente carga rítmica de algunas canciones; o los coqueteos psicodélicos de algún que otro instante, que le dan color y nuevas posibilidades a su fórmula y ya invitan a pensar, y muy bien, sobre el futuro del grupo.

Si alguien me hubiera preguntado hace unos meses cómo pensaba que sonarían Balago en 2010, no se me hubiera ocurrido mejor explicación que este disco. Y es algo que a título personal me ha venido sucediendo en cada uno de los cuatro álbumes que conforman su trayectoria. “Extractes D’un Diari” es ambient excitante, vivo, conmovedor y de acceso relativamente fácil y asequible, justo lo que pedíamos o necesitábamos en este preciso momento. La consecución (casi) definitiva de un ideal sonoro que sigue viviendo en la más absoluta soledad en el contexto musical español y que en un mundo justo tendría pasaporte británico, norteamericano o alemán para disfrutar del reconocimiento y el aplauso internacional que en realidad merece. Bendita anomalía.

David Broc

Balago . Esperant el retorn.mp3

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar