Exposion Exposion

Álbumes

White Denim White DenimExposion

9 / 10

White Denim Exposion TRANSMISSIONPosiblemente, White Denim sea el grupo más canalla que ha entrado por mis oídos en los últimos tiempos. Como saben que dominan los tiempos, los ritmos y las armonías, son capaces de empezar a componer canciones lo suficientemente atractivas como para sacarte de quicio en el momento que deciden destrozarlas a su antojo. Y sus discos responden exactamente a esto. “Exposion” es lo que ocurre cuando les das una guitarra, un bajo y una percusión a tres chavales inquietos que vienen de curtirse con las partituras del jazz. Estos tres tejanos de Austin (¿la única ciudad demócrata de Texas?) tienen las claves para crear algo nuevo destrozando los esquemas rectos del rock, el country o el pop. Pero no es nada nuevo. Esto mismo hicieron Half Japanese hace veinte años, pero la osadía de White Denim resulta de primeras mucho más simpática que las barbaridades atonales de Jad Fair y compañía.Quien siga fielmente la trayectoria de Josh Blok (percusión), James Petralli (voz y guitarra) y Steve Terebecki (voz y bajo) por los escenarios norteamericanos sabrá de las canciones de “Exposion”, pues ya habían sido grabadas en el CDR “11 Songs”, que vendieron en la gira con Tapes ‘n’ Tapes. Su método de composición es tan sencillo de explicar como difícil de llevarlo a la práctica sin correr el riesgo de salir corriendo al primer exabrupto. Primero cogen unos acordes simpáticos, un ritmo contagioso o una melodía pegadiza y trastean con ella, creando una especie de pop algo destartalado pero con chicha. Hasta que en un momento de la canción deciden tirar la hipotética partitura por los aires y se dejan llevar por las normas del caos. Todo vale, pero curiosamente muy pocos saben sacar petróleo del descontrol. Sus canciones nunca son lo que parecen. Un rocanrol tocado a pelo (“ Transparency”) acaba sumergido en un tifón medio punk. Unas armonías gemelas de las de The Sea and Cake (“ Migration Wind”) pronto se desbocan en una sinfonía de pop atonal. Desde Butthole Surfers no se había visto tanta mala leche. Pero mientras las huestes del también tejano Gibby Haines rezaban sobre los discos de Led Zeppelin, a White Denim no les tiembla la voz jurando en nombre del pop, del country y de las buenas costumbres. Inaudito. César Estabiel

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar