Exposición Universal Exposición Universal

Álbumes

Templeton TempletonExposición Universal

8 / 10

Templeton  Exposición Universal SUBTERFUGE

En estos tiempos confusos, el éxito es algo efímero que no dura más que un par de años y que en contadísimas ocasiones trasciende a otras generaciones. ¿De cuántos “mejores discos del año” nos acordamos hoy? De pocos, hasta que el próximo revival nos los vuelva a poner en las narices y los consideremos desfasados, simples o cuando menos entrañables y volvamos a disfrutarlos. La historia de la música popular contemporánea es desoladoramente cíclica y, por lo tanto, a veces previsible. Las nuevas tendencias antes se gestaban en las calles, después se crearon en los despachos y la rentabilidad fue la razón de ser de la industria discográfica. Con Internet, la cosa se ha acelerado todavía más, con la especial característica de que es capaz de generar unas expectativas nunca vistas y que la gente vaya en masa a conciertos de bandas que todavía no han pagado el segundo plazo del local de ensayo. Aun así, las posibilidades de una gloria de gama baja, tan breve como el amor más doloroso por mucho que haya durado, se han ampliado. Y eso es bueno para todos.

El álbum de debut de Templeton es uno de esos discos que han creado más ganas de verlo en las tiendas que de realmente escucharlo, y la estrategia ha funcionado. Las canciones de su Myspace prometían un disco lleno de buenos momentos, la banda no ha defraudado y han confirmado en directo que lo suyo no eran sólo promesas. Las comparaciones con grupos como Los Planetas o La Habitación Roja serán tan fáciles que no merece la pena ni tenerlas en cuenta: se trata de pop, cantado en castellano, con algunas reminiscencias al noise de los 90 –“Las Casas de Verano o Invierno”, “Brasil” o “Sofá-Cama” y al post-rock menos etéreo en temas como “La La La (Los Niños de San Ildefonso)”, “Camino de la amargura”, “Plan C” o “Marcha Nupcial”. Y ya está, lo demás es simplemente sentarse (o no) a disfrutar de las bellas y casi siempre tristes historias de desamor, de las melodías limpias y las guitarras sucias, de los estribillos instantáneos y de una deliciosa canción acústica que no para de sonar en mi ipod desde hace semanas; “La Tierra de los Pájaros”. Para todo lo demás, Leonard Cohen y demás poetas. Esto es sólo pop, que no es poco.

J Batahola

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar