Excision Excision

Álbumes

Nadja NadjaExcision

7.1 / 10

El sonido de Nadja es tan sólido y rotundo y está tan cohesionado que si no supiéramos de antemano que “Excision” es un doble CD que compila canciones desperdigadas en álbumes compartidos, compilaciones o grabaciones raras, sólo disponibles en vinilo y ya descatalogadas, podríamos pensar tranquilamente que estamos ante su nuevo lanzamiento. La banda canadiense practica un doom metal angosto y oscuro como un bosque noruego a altas horas de la noche, incapaz de subir de las diez pulsaciones por minuto en los momentos de máximo esfuerzo, de perfil muy ambient a pesar de que funcionan con bajo, guitarra y batería, y aunque su trayectoria ya es lo suficientemente amplia y prolífica como para pautar la evolución en sus pasos, su identidad es en todo momento reconocible e identificable, no importa la coyuntura. Es el suyo un discurso de digestión lenta y difícil, implosivo, que invita más a la meditación y la divagación interior que a la violencia o la tensión.

En esta tesitura, pues, y teniendo en cuenta su carácter compilatorio, “Excision” viene a refrendar lo que ya sabíamos de la pareja formada por Aidan Baker y Leah Buckareff. Les apasiona el tempo funebre, los riffs martilleantes, las líneas de bajo distorsionadas hasta la extenuación, la batería en cascada y el crescendo bien justificado. Así se define “Jornada Del Muerto”, la primera de las ocho canciones que se incluyen en el doble CD, que ya formaba parte del ahora ya imposible de encontrar “Trinity”. Como es habitual en ellos, Nadja necesitan tiempo y paciencia para armar sus ideas, de ahí que la media de duración de las piezas incluidas no baje de los diecinueve minutos. Ellos funcionan así, y en realidad tiene pleno sentido esta dinámica tal y como el dueto entiende su propio lenguaje musical. Juegan con el misterio, con la liturgia y con la capacidad y voluntad de empatía del oyente, del que necesitan una cooperación entregada y casi religiosa para defender sus argumentos.

Nadja adoptan el concepto más puro y auténtico del doom, lo llevan al límite de la lentitud y la contemplación y acarrean con todas las consecuencias. De las ocho canciones presentes en “Excision”, solo dos, los dos relecturas de “Autosomal”, desafían las leyes de su propia fórmula para adentrarse en otros terrenos, concretamente los del noise, liberados de base rítmica e instrumentos y sometidos a la tortura insidiosa y aturdidora de los drones. Estas dos remezclas rompen con el tono más o menos uniforme del álbum, pero no suponen ninguna presencia extraña o contradictoria, más bien complementaria. Tienen discos mejores y más convincentes, a fin de cuentas esto aglutina casi tres años de grabaciones dispersas, pero en “Excision”, que de todos modos es una referencia notable, la motivación sigue siendo la misma de siempre: transportarnos al limbo del riff machacón y la estructura rítmica interminable. Más de dos horas y media de música imponente para perdernos en el agujero negro de nuestra existencia.

Jornada Del Muerto

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar