Everything That Happens Will Happen Today Everything That Happens Will Happen Today

Álbumes

David Byrne and Brian Eno David Byrne and Brian EnoEverything That Happens Will Happen Today

7.1 / 10

AUTOEDITADO

Después de quedarme con la boca abierta en su día con “My Life in the Bush of Ghosts”, uno pensaba que aquella mítica colaboración entre David Byrne y Brian Eno fue un capricho del momento. El primero andaba obsesionado con los ritmos exóticos y al segundo empezaban a señalarlo como un artista vendido al esnobismo cultural. Pero, como suele decirse, la vida da muchas vueltas y veintiocho años después de girar y girar volvemos al lugar de partida. Los dos genios vuelven a juntarse para ver que sale. Byrne se olvida de las conquistas tropicales de los últimos años y Eno deja por un día sus maquinaciones más cultas para centrarse en una idea bien simple: hacer un disco de pop. La suerte es que juntando a estos dos artistas, una intención tan escueta se convierte en un proyecto de aúpa. “Everything That Happens Will Happen Today” es un disco que aspira en su modestia a ser menor, pero que no puede dejar de mirar a sus contemporáneos a la altura del codo. A David Byrne se le nota como en los últimos tiempos de Talking Heads, sonando más a “True Stories” que a “Naked”. Y Brian Eno descoloca un poco, como no podía ser de otra manera viniendo de quien viene. Dicen que Eno ha volcado en este trabajo su pasión por la música tradicional norteamericana y, exceptuando “My Big Nurse” y “Home” (sonando a Donovan por los cuatro costados), hay que echarle un poquito de imaginación para encontrar algo de sentido a sus palabras. Eno se deshace en esfuerzos buscando el colchón electrónico a cada canción: con impresionante desenlace en “I Feel My Stuff”, gaseoso en “Everything That Happens”, líquido en “Poor Boy”, lúdico en “Life Is Long” o algo bobo en “Wanted for Life”. Byrne le espera un poco atrás echando mano a un juego de voces que llega a la altura de los picos de su carrera. El broche final también pesa sus quilates: “The Lighthouse” culmina con nota esta aproximación del arte al pop.

César Estabiel

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar