Essentials & Rarities Essentials & Rarities

Álbumes

Jean Michel Jarre Jean Michel JarreEssentials & Rarities

7.5 / 10

Jean Michel Jarre  Essentials & Rarities FRANCIS DREYFUS MUSIC / KARONTE

Jean Michel Jarre siempre ha sido un hueso duro de roer por debajo del mainstream, ya que pesan demasiado los recuerdos de sus excesos, especialmente sus conciertos para públicos de más de un millón de personas y su omnipresencia en la década de los ochenta. De hecho, todavía hoy su música se interpreta como una extensión de los peores lugares comunes del rock progresivo, ese que el punk quiso barrer: el sinfonismo, la épica, el virtuosismo o la autocomplaciencia, la pasividad en lugar del angst, e incluso cierto optimisto científico cercano a la new age que ahora resulta extrañamente pasado de moda. Sin embargo, en los últimos años se han podido detectar tímidos intentos de reevaluar aspectos concretos de su producción, en primer lugar a partir de la nueva oleada de sintes cósmicos capitaneada por Lindstrom, pero sobre todo tras el revuelo causado por el hypnagogic pop. Un ejemplo muy ilustrativo es que, en una tira cómica de hace unos meses en The Wire, Savage Pencil reflejaba cómo los “hypnagogic kids” (sic) se habían abalanzado sobre las tiendas de segunda mano a comprarse viejos vinilos de Jean Michel Jarre.

El primer CD de este doble álbum recopilatorio se centra en el lado más triunfal de su carrera; no falta ninguno de sus éxitos hasta el punto de que resulta una selección que peca de excesiva obviedad, sobre todo porque ya existen muchos otros recopilatorios con un tracklist muy similar. Supongo que es una estrategia para dar viabilidad comercial al mucho más interesante segundo de los CDs, pero en cualquier caso es muy revelador volver a escuchar estas composiciones (sí, ya sé que lo de composiciones suena pomposo, pero estaréis de acuerdo en que hablar de canciones no acaba de ser apropiado aquí) tras un par de temporadas escuchando discos como los de Stellar Om Source o Oneohtrix Point Never. Sin duda, hay más de una idea sacada de Jarre en el hypnagogic pop, aunque con menos grandilocuencia y más oscuridad.

En cualquier caso, el gran atractivo de este disco reside en su segundo CD, una colección de temas procedentes de álbumes y singles previos a “Oxygène” (1976) y que muestran una cara bastante distinta del músico francés. Se sabía que Jean Michel Jarre fue alumno de Pierre Schaeffer en su Groupe de Recherches Musicales, pero se trataba de un dato hasta cierto punto anecdótico, pues la música que Jarre realizó bajo el influjo del grupo apenas llamó la atención en su momento y, hasta ahora, casi nada se había escuchado y era difícil evaluar la importancia real de su temporada como pupilo de uno de los pioneros de la electrónica y la música concreta.

La excelente “Happiness Is A Sad Song” abre de manera sorprendente este segundo CD, una canción hecha por encargo para una exposición y que le muestra como un alumno aplicado de Schaeffer, totalmente inmerso en la estética del GRM y sacándole el máximo partido a la misma; como punto de partida para su carrera, no está nada mal. Buena parte de lo que sigue nos muestra a un Jarre embrionario y probando suerte en distintos ámbitos, como el prog en la deliciosa “Hypnose”, en la que ya destaca el gusto por la melodía grandilocuente que caracterizaría buena parte de su obra. “Erosmachine” y “La Cage” pertenecen a un 7” que es, sin ninguna duda, uno de los mayores atractivos de estas rarezas. Se trata de un single que seguramente editaría hoy en día Ghost Box más que gustoso. Sus dos canciones están llenas de aciertos, desde el cuidado diseño sonoro en estéreo y el tono opresivo de “Erosmachine” a la exploración rítmica y los sonidos abrasivos de “La Cage”.

El resto de este volumen de rarezas se centra en dos discos anteriores a “Oxygène”: la banda sonora de “Les Granges Brûlées” y “Deserted Place”, un álbum de library music construido básicamente a partir de un órgano Farfisa y un sinte EMS. De los dos, los momentos más interesantes se encuentran en este último, ya que el primero es algo más funcional a pesar de su atractivo melódico marca de la casa. Esas melodías tienen un toque muy Ghost Box en “Windswept Canyon”, cuyo tono plácido se ve amenazado en varias ocasiones por un ritmo burbujeante y el abrasivo carácter de la reproducción del viento mencionado en el título. Muchos de los temas pertenecientes a “Deserted Place” son cortos, como corresponde a su función como library music, aunque también hay curiosos, pero fallidos, experimentos como la animada “Rain Forest Rap Session” o las directamente prescindibles “Music Box Concerto” e “Iraqui Hitch-Hiker”. Las canciones procedentes de “Deserted Place”, en general, muestra a un Jarre titubeante e irregular pero con ganas de probar diferentes ideas con una estética más espartana de lo que sería habitual en él en años posteriores.

“Essentials & Rarities” es, por tanto, una recopilación irregular pero oportuna, pues permite esclarecer los muy poco escuchados inicios en la carrera del francés en un momento en el que su música cotiza al alza, nuevos cósmicos y hypnagogic pop mediante.

Iván Conte

“La Cage” + “Erosmachine”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar