Epic Handshakes And A Bear Hug Epic Handshakes And A Bear Hug

Álbumes

Wild Honey Wild HoneyEpic Handshakes And A Bear Hug

8.1 / 10

Wild Honey  Epic Handshakes And A Bear Hug

LOVEMONKTarde o temprano era lógico que una discográfica se animara a publicar en formato CD el debut en solitario de Guillermo Farré –bajista de los madrileños Mittens–, en el que debutaba como hombre orquestra de dormitorio bajo el nombre Wild Honey. La primera vez que se oyó hablar de “Epic Handshakes And A Bear Hug” fue allá por octubre de 2009 cuando Farré, tras dos EPs, editó el disco en un exquisito vinilo montado a mano por él mismo. Pronto el populacho lo encumbró como una de esas joyas que cualquier devorador musical debería tener en casa. Y no es para menos, porque estas doce canciones compuestas por el madrileño en su piso –y posteriormente mezcladas en Nashville por Brad Jones, quien anteriormente ya había trabajado para Steve Earle o Matthew Sweet–, aun huyendo de la épica y el recargamiento de otros simpatizantes del pop-folk sensorial como Sufjan Stevens o Jens Lekman, consiguen abrazarte y despertarte una sonrisa inmaculada desde los primeros segundos. El triunfo de lo sencillamente embellecedor y los pequeños detalles es posible.

El debut en largo de Wild Honey –cuyo nombre proviene de ese álbum de The Beach Boys maltratado históricamente– consigue ensamblar lo mejor del soft-pop de los 60, el bubblegum pop y los parajes cinematográficos en los que la lente quemada deja vislumbrar un espacio en el que todos querríamos estar una temporada para desintoxicarnos del ajetreo urbanita. El uso de una palabra tan manida y gastada como “bonito” aquí cobra toda su poderío, ya que esos cuidados arreglos que pueden encontrarse en todos y cada uno de los temas –incluso hay lugar para un moderado toqueteo de la electrónica en “Hal Blaine’s Beat”, tema dedicado al batería responsable del “Be My Baby” de The Ronettes– consiguen que el do it yourself cobre una nueva dimensión en estos tiempos en los que la falta de medios provoca que muchos aspirantes a artistas se decanten por lo lo-fi. Ya lo dice el dicho, más vale tarde que nunca. De modo que no existe excusa que valga para degustar esta delicia presidida por el diseño de Pablo Serret ( Grande Graphix).

Sergio del Amo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar