Entanglements Entanglements

Álbumes

Parenthetical Girls Parenthetical GirlsEntanglements

6.3 / 10

Parenthetical Girls  Entanglements TOMLABSi Zac Pennington hubiera encontrado la manera de hacer posibles todos los pliegues de música que aleteaban dentro de su cabeza cuando terminó “(((GRRRLS)))” (Slender Means Society, 04) -un primer disco de Parenthetical Girls que contó con dos mezclas distintas (una a cargo de Jherek Bischoff de The Dead Science y otra por Jamie Stewart de Xiu Xiu)-, “Entanglements” llevaría tres años grabado. Pero tuvo que esperar, calmar las ganas de hacer música demasiado complicada y encajar un envoltorio más asequible para las canciones de “Safe as Houses” (Slender Means Society, 06 / Acuarela, 07). Fue prudente entonces, pero la idea de rodear el lamento teatral de Parenthetical Girls con arreglos que lo ocupasen todo tomó forma y acabó por encerrarle entre dos estudios (uno en Seattle y otro en Portland) junto a Matt Carlson (un multi-instrumentista formado en la música clásica que ha guiado a Pennington entre la maraña orquestal de estas canciones), Eddy Crichton y Rachael Jensen (habituales en los discos y conciertos de Parenthetical Girls), Bischoff (también habitual como productor y colaborador de estudio) y otros quince instrumentistas durante dos meses. La ambición con la que Pennington ha afrontado el disco que siempre quiso hacer le ha conducido a un sonido tan barroco como calculado en el que la base de cada corte (quitando "A Song for Ellie Greenwich", guiada por una batería y con un estribillo que invoca a los Carpenters) está en los arreglos de cuerda y metal; partes de música que no decoran, sino que actúan como el fondo de canciones en las que una voz que sigue cantándole a la culpa ( "The Former", "Abandoning") o al sexo precoz y traumático ( "Avenue of Trees", "Unmentionables") se rodea de un acabado más pomposo que artificial (el sonido se redefine, cada nota casa con las demás), que sin embargo cuestiona la idea de buen gusto a lo largo de estos treinta y dos minutos, y que no ayuda a Pennington a contar mejor todas las cosas que le gustaría haber aprendido a olvidar.

Juan Monge

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar